Tres años de cárcel por agredir a otro con un botellín

D.V.
-

El acusado se ha declarado culpable de los hechos ocurridos en marzo de 2018 en un bar de la calle Hostieros

Tres años de cárcel por agredir a otro con un botellín - Foto: Europa Press

El joven de origen dominicano E.J. de la N., autor de los numerosos cortes en la cara que infligió a otro compatriota con un botellín de cerveza durante una pelea en un bar de Valladolid, ha sido condenado a una pena de tres años de cárcel.

Es la condena que el encausado ha pactado con el fiscal, en lugar de los cuatro años y medio a los que se exponía inicialmente, durante la comparecencia celebrada este martes en la Audiencia de Valladolid, donde el acuerdo alcanzado ha evitado la celebración del correspondiente juicio.

E.J. de la N., que tendrá que entrar en prisión, se ha reconocido autor de un delito de lesiones con uso de intrumento peligroso, en concurso con otro de lesiones que provocan deformidad, con lo que, además de la pena privativa de libertad citada, deberá indemnizar a la víctima con un total de 15.591 euros y al Sacyl en la cantidad de 642,83 euros, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

En el acuerdo que ha evitado la celebración del juicio también se ha visto inmerso su oponente, M.A.C., igualmente de origen dominicano, quien ha reconocido la autoría de un delito de lesiones leves--causó al anterior una contusión facial y costal derecha--y ha asumido una multa de 120 euros.

LA CARA LLENA DE CICATRICES

Dicho acusado se ha presentado en el juicio con los efectos de la reyerta aún visibles en su rostro en forma de numerosas cicatrices, producto del impacto del botellín de cerveza.

La pelea, por causas no especificadas, se produjo sobre las 03.30 horas del día 31 de marzo de 2018 en el bar 'Drink', sito en la calle Ostieros de Valladolid, y en la misma participaron cuatro personas, entre ellas los ahora condenados.

Durante la reyerta, E.J. de la N. se hizo con un botellín de cerveza con el que aporreó a M.A.C, causándoles numerosas lesiones y cortes en la región facial, con fractura de los huesos propios de la nariz, úlceras corneales...y otras lesiones que le provocaron una pérdida de la agudeza visual en el ojo izquierdo, al tiempo que dejaron en su rostro numerosas cicatrices.

Con respecto a los otros contendientes en la trifulca, se ha acordado deducir testimonio para su conocimiento en un procedimiento separado por delito leve de lesiones.