Olmedo Clásico se celebrará del 24 de julio al 2 de agosto

Ical
-

La XV edición contempla seis espectáculos que se podrán ver los viernes, sábados y domingos de esas dos semanas

Representación de la obra 'Fuenteovejuna' en una pasada edición de Olmedo Clásico. - Foto: Pío Baruque (Ical)

La 15ª edición de Olmedo Clásico se celebrará 24 de julio al 2 de agosto en la villa vallisoletana del caballero, con seis representaciones que tendrán lugar los viernes, sábados y domingos de esas dos semanas. A falta de que desde la organización confirmen los seis espectáculos elegidos, garantizan que la reducción del número de propuestas no afectará a la calidad de los espectáculos y de sus responsables. “Entre ellas están las compañías fetiche de Olmedo Clásico, reclamadas una y otra vez por el público. Y por lo que a las obras se refiere, está asegurada la calidad y la variedad en cuanto a autores, géneros y dramaturgias”, adelantan.

Según explican en un comunicado recogido por Ical, se han volcado en ofrecer un festival con todas las garantías de seguridad sanitaria para el público, las compañías y los equipos técnicos. “No ahorraremos esfuerzos en seguir escrupulosamente toda la normativa prescrita por las autoridades sanitarias del Estado y de la Comunidad sobre aforo, desinfección, prevención y acondicionamiento, así como sobre el debido control para evitar aglomeraciones observando las medidas de higiene adecuadas para prevenir los riesgos de contagio”, señalan. 

Respecto al lema elegido, apuntan que “es un juego de palabras con el que se pretende decir varias cosas, y cuantas quiera entender quien lo lea: desde que es el momento de sacar ya a los clásicos de su confinamiento y que sean libres, y nos hagan libres con sus lecciones, hasta que el Festival cuenta a su favor con que ese reencuentro puede producirse al aire libre, y no es metáfora ya sino constatación de una circunstancia favorable para disfrutarlos con salud”.

Por otra parte, la imagen elegida para la cartelería este año es la cigüeña de la Corrala del Caballero, “que tanto sabe de aire y de clásicos”. “No solo en Olmedo, sino en cualquier tiempo y lugar, la cigüeña es símbolo de buen augurio, que en el momento que vivimos deseamos fervientemente que haga valer. También lo es de algo que tampoco está de más considerar después de la experiencia reciente: la piedad de los hijos para con los padres, evocada en sus ‘Rimas’ por Lope de Vega, nuestro patrono principal: “Ya la piadosa cigüeña / sus viejos padres acoge”. A ella nos acogemos para este regreso a las experiencias compartidas que hacen que seamos más felices y mejores”, abundan. 

Además, agradecen “más que nunca” el respaldo de las principales instituciones que respaldan el certamen: el Ministerio de Cultura, la Junta de Castilla y León, la Diputación de Valladolid y la Universidad de Valladolid.