El 'cholismo' cumple ocho años de éxitos

Agencias - SPC
-

Diego Pablo Simeone llegó al banquillo del Atlético de Madrid en diciembre de 2011 y desde entonces el equipo rojiblanco ha ganado siete títulos y ha crecido social y económicamente

El ‘cholismo’ cumple ocho años de éxitos

Hay fechas que están marcadas en rojo en el calendario de Diego Pablo Simeone. Fechas que marcan una gran trayectoria como futbolista y como entrenador y que el argentino no ha querido dejar pasar. 
El técnico colchonero quiso recordar ayer uno de esos días tan especiales. Quizás el que más, porque señala el inicio de una era que cambió el rumbo de un Atlético de Madrid que en los últimos años había perdido la estela de los dos grandes. Con un vídeo en su cuenta oficial de Twitter, Simeone rememoró su llegada como entrenador al conjunto del Manzanares y su primer entrenamiento, que se produjo un 29 de diciembre hace ocho años.
La llegada del que ya fue futbolista rojiblanco durante  cinco temporadas en dos etapas (de 1994 a 1997 y de 2003 a 2005) iluminó la apagada ilusión de los aficionados del Vicente Calderón, que no quisieron perderse aquella primera sesión de trabajo y 5.000 hinchas recordaron aquel antiguo cántico de «ole, ole, ole, Cholo Simeone».
No en vano, en su etapa de futbolista, el ‘Cholo’ estuvo presente en aquella generación que consiguió el doblete (Liga y Copa) en 1996.
Tras aquel primer entrenamiento, lo que vino después es historia del Atlético de Madrid. Siete títulos y una progresión constante en lo deportivo, lo económico y lo social. Y sigue siendo Historia, aunque esta temporada tenga forma de transición, según sus propias palabras, que no por ello de falta de competitividad y de exigencia por los objetivos habituales. Partido a partido, pero para luchar por todo.
El contraste entre lo que se encontró aquellas Navidades de 2011 y lo que ha ido formando es contundente.
Para empezar, el argentino llegó para reconducir a un equipo que se encontraba décimo en la tabla. Su entrenador, Gregorio Manzano, fue destituido y la directiva anunció la llegada de su reemplazo el 23 de diciembre. Con él, el conjunto del Manzanares terminaría quinto el curso en zona de Europa League.
Un torneo que no tuvo que disputar el año siguiente ya que esa misma temporada se proclamó campeón del segundo torneo continental ante el Athletic de Bilbao. Fue el inicio de una era de títulos. La siguiente campaña comenzó con el de Campeón de la Supercopa de Europa ante el Chelsea.
El Cholismo se fue fraguando. El gen competitivo llevó al equipo a volver a la terna de candidatos a todos los títulos, acaparados en los últimos años por Madrid y Barcelona. Después, llegarían nada menos que una Copa del Rey, una Liga, una Supercopa de España, otra Europa League y otra Supercopa de Europa. 
 Hace ocho años, en la era pre-cholista el club se situaba como 23º en el ránking UEFA y ahora es el cuarto. En 2017, llegó a ser segundo. El Atlético ha jugado en toda su historia 133 partidos en Copa de Europa, 65 antes de Simeone y 68 con él. Y salvo el primer curso, en el que llegó a mitad del curso, siempre metió al equipo entre los tres primeros en Liga. Y de la mano de esos éxitos (y obviamente de ganar títulos y de pelear por ellos), han llegado el aumento en el presupuesto (de los 129 millones de la 11-12 a rondar los 500), el crecimiento social, con más de 58.000 abonados y 129.000 socios, y la posibilidad de abordar grandes fichajes como los de Lemar y Joao Félix. Y ha ayudado enormemente al cambio de hogar hacia el Wanda Metropolitano.
En el vídeo que mostró ayer en las redes sociales, Simeone repasa sus mejores momentos al frente del Atlético de Madrid, especialmente los siete títulos. Recuerda lo especial que fue su llegada al banquillo y concluye con la firma de la renovación hasta 2022: «Nos espera un futuro con mucha ilusión, pero con muchos desafíos». Toda una declaración de intenciones: el cholismo continúa.