De Santiago-Juárez, molesto por las críticas de De la Riva

D.V.
-
De Santiago-Juárez molesto por las críticas de De la Riva

El número dos de la candidatura del PP a la Alcaldía cree que De la Riva tiene "facilidad" para "destruir amistades" al arremeter contra su candidatura. También reiteró su negativa a optar a la Diputación: "Ni aunque me ponga Pablo Casado"

El vicepresidente en funciones y portavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, ha considerado que el exalcalde de Valladolid, Javier León de la Riva, tiene "facilidad" para "destruir amistades" con respecto a las declaraciones en las que arremetió contra el PP y consideró que "se habían equivocado" en la confección de las listas.

"No era la lista adecuada para él, si quiere ponemos el él con mayúscula, hay gente que tiene facilidad para destruir la amistad, allá él, yo no soy ese tipo de persona", ha señalado.

Tras esta reflexión De Santiago-Juárez ha recordado que "siempre" ha opinado "bien" sobre León de la Riva. "Llegué a decir que había sido el mejor alcalde de los últimos 100 años, lo que costó algún disgusto en casa", ha ironizado ya que su padre, Antolín de Santiago-Juárez, ostentó la Alcaldía vallisoletana entre 1971 y 1974.

 

 

VUELTA AL RÍO HORTEGA

Por otro lado, el consejero de Presidencia en funciones y portavoz de la Junta de Castilla y León, José Antonio de Santiago-Juárez, compatibilizará su cargo como concejal del Grupo Municipal Popular en el Ayuntamiento de Valladolid con su profesión de psiquiatra en el Hospital Río Hortega. Tras la reunión del Consejo de Gobierno de la Junta, De Santiago-Juárez informó de que se incorporará a esta plaza, que obtuvo por oposición “hace más de 30 años” desde el día 14, día en el que cesará como consejero de Presidencia del Ejecutivo autonómico.

De esta forma, De Santiago-Juárez adoptará la misma postura que la candidata ‘popular’ en el Consistorio vallisoletano, Pilar del Olmo, que ya anunció hace unos días su intención de compaginar la portavocía del Grupo Municipal Popular con su puesto de funcionaria de la Administración de Hacienda.

En este sentido, De Santiago-Juárez aseguró que su intención pasa por finalizar el mandato a pesar de “no saber lo que voy a cenar en Nochevieja”, ironizó. “Mi intención es terminar el mandato como portavoz adjunto” porque estimó que cuando un político se presenta a unas elecciones, está adquiriendo “un compromiso con los ciudadanos”, a los que se debe un respeto, sobre todo si han otorgado su voto. “Uno no puede tirar la toalla a mitad de camino porque desde la oposición se puede hacer un trabajo muy constructivo para sacar adelante los proyectos que más interesan a la ciudad”, defendió.

La misma intención consideró que tiene la candidata ‘popular’, Pilar del Olmo, de finalizar el mandato de cuatro años como líder de la oposición en el Ayuntamiento de Valladolid a pesar de algunos comentarios que sitúan su nombre como posible aspirante para presidir la Diputación. “Todo lo que sea Pilar del Olmo lo veo con buenos ojos”, declaró De Santiago-Juárez, que auguró que su intención es “ser la líder de la oposición durante los próximos cuatro años”, dijo.

Sin embargo, y ante la posibilidad de que pueda ser él quien presida la Diputación Provincial, descartó rotundamente esta posibilidad y aseveró que no ocuparía este cargo “ni harto de vino”. Aunque incidió en que será una decisión que adoptará el partido “a nivel nacional”, aclaró que daría su negativa en el caso de un ofrecimiento. “Ni aunque me ponga el mismísimo Pablo Casado”, declaró.

Sobre los resultados municipales, De Santiago-Juárez reconoció la “clara” victoria de Óscar Puente “con un buen resultado” mejor que el obtenido hace cuatro años. Por ello pidió respeto para los vallisoletanos que han querido “que Puente sea el alcalde” y consideró “sensato, adecuado y oportuno” que sea el propio Puente quien configure su equipo de Gobierno “para dar el mejor servicio a los ciudadanos” y con los concejales “que estime convenientes”.