Adiós a Arturo Fernández, el 'eterno galán'

Agencias
-
Adiós a Arturo Fernández, el 'eterno galán' - Foto: Juan Carlos Hidalgo

El intérprete, un clásico del teatro español, fallece a los 90 años al no superar un tumor en el estómago y deja un legado con obras como 'Los hombres no mienten', 'Truhanes' o 'Cómo sois las mujeres'

El actor y empresario teatral gijonés Arturo Fernández ha fallecido hoy a los 90 años en un hospital madrileño en el que había ingresado desde el 2 de abril, según informaron fuentes próximas al intérprete y confirmó el Sindicato de Actores. Su amigo Alberto Blasco, ha explicado que el intérprete se encontraba hospitalizado en la clínica Ruber por las complicaciones de un tumor en el estómago cuyo desenlace ha sido "rapidísimo".

A Fernández se le detectó hace dos años, ha precisado Blasco, "un pequeño tumor" que le quitaban "cada seis meses" pero en abril tuvo que interrumpir su actuación de la obra Alta Seducción en el Teatro Amaya de Madrid, en el que compartía escenario con Carmen del Valle, porque el quiste se agravó y "ha sido imposible pararlo". El actor ya tuvo que suspender la actuación en Zamora, donde estaba programado para los pasados 22 y 23 de marzo, y posponer la prevista en Valencia para el 17 de abril. 

Fernández construyó una carrera de cerca de 70 años desde que llegara a Madrid en 1950 con la intención de dedicarse a la interpretación. Empezó como figurante y rápidamente pasó al teatro por compañías como la de Conchita Montes y la de Rafael Rivelles. 
El cine le abrió pronto sus puertas con títulos como No desearás a la mujer de tu prójimo' de Pedro Lazaga y Tocata y fuga de Lolita, de Antonio Drove, entre otras muchas. Uno de sus primeros éxitos llegó con La tonta del bote, película en la que compartía reparto con Lina Morgan en un papel que le lanzó a la fama. 
Su personaje, a medida, de galán le ha acompañado durante toda su carrera. La casa de los líos junto a Lola Herrera y la película y luego serie de televisión Truhanes, junto a Paco Rabal, son dos de sus trabajos de mayor éxito. En sus últimos años de carrera, Desde que amanece apetece, una comedia de Antonio del Real, supuso el broche a su trabajo en cine. No obstante, el actor continuó trabajando sobre todo en los escenarios con títulos como Ensayando a Don Juan, una versión del Don Juan Tenorio, de Zorrilla, dirigido por Albert Boadella. También apareció en televisión en 2007 con la serie de TVE Como el perro y el gato
Entre sus numerosos galardones destacan los títulos de hijo predilecto de su Gijón natal y adoptivo de Oviedo, además de premios como los del Sindicato del Espectáculo al Mejor Actor (1961 y 1968), Nacional de Interpretación (1962), Nacional de Teatro Pepe Isbert (2002) o la Medalla del Ministerio de Cultura al Mérito en Bellas Artes (2004).

 

Intención de volver

El productor Enrique Cerezo ha precisado que para febrero de 2020 estaba previsto iniciar un rodaje con Arturo Fernández de protagonista, en una película que llevaría de título El estudiante. «Teníamos pensado que hiciera una película maravillosa, donde hacía el papel de un hombre de 80 años que entraba en la universidad y que ahora, desgraciadamente, no se podrá cumplir», lamentó el productor a su llegada al Tanatorio de La Paz de Tres Cantos. El actor y director Santiago Segura también ha señalado que estuvo hablando con Fernández para «protagonizar» una nueva cinta. «Yo esperaba que Arturo fuera nuestro Kirk Douglas, que llegaría a 102 años», declaraba el artista.
A lo largo del día han sido innumerables las personas que se han acercado al velatorio, entre ellas diversas personalidades del mundo de la cultura como el escritor Arturo Pérez Reverte, quien dedicó la sentida frase «ha muerto mi chatín favorito. Lamento no haberle dado más abrazos»; la presentadora Norma Duval; la actriz Cristina Higueras; el presentador Andoni Ferreño; el productor teatral Enrique Cornejo o el periodista Fernando Ónega. Todos han lamentado su pérdida al admitir que se trata de uno de esos días tristes para el cine, el teatro y el mundo del espectáculo, porque, como subrayan, Arturo Fernández, ha sido una referencia para los que estaban y un actor fenomenal que siempre quedará en el recuerdo a través de sus ingente legado.

José Guirao, ministro de Cultura, también ha querido recordar al actor y ha señalado que Fernández «ha sido el símbolo de toda una época, sobre todo del teatro español». «Ha muerto mi chatín favorito. «No fue un progre, sino alguien que ganó su puesto sin subvenciones», ha manifestado el dramaturgo Albert Boadella, mientras que la actriz María Luisa Merlo ha subrayado que «tenía un inmenso amor al teatro y un increíble sentido del humor».