La Semana Santa arranca con el pregón oficial

Ical
-
La Semana Santa arranca con el pregón oficial

El pregonero asegura que internet nunca ofrecerá las "lecciones" sobre la vida que se aprenden en Semana Santa

El subdirector de El Norte de Castilla, José Ignacio Foces, sostuvo hoy que internet nunca ofrecerá las lecciones sobre la vida que se aprenden en las cofradías y en la Semana Santa. Por ello, expresó su preocupación por el papel que deben jugar los jóvenes y adoslescentes en una sociedad que va al “galope” por los avances tecnológicos, lo que admitió abre un abanico de posibilidades que no tuvieron las generaciones anteriores.

Foces fue el encargado de pronunciar este viernes en la catedral de Valladolid el tradicional pregón de la Semana Santa, un acto con el que arrancan las principales celebraciones en la ciudad y que este año coincide con el 165 aniversario del periódico decano de la prensa española.

En ese sentido, el periodista recalcó que la Semana Santa de la capital del Pisuerga es “escuela de muchas cosas”. Entre sus aportaciones destacó la igualdad, solidaridad, esfuerzo, libertad, saber ser, saber estar, el silencio y la conformación de la identidad vallisoletana. Por ello, coincidió con quienes piensan que es un desafío “de enorme magnitud tratar de conducir a los jóvenes para que sean conscientes de que precisamente la vida ni es internet, ni está en internet”.

“A mí, además de lecciones de libertad, igualdad, solidaridad, esfuerzo, saber ser y valor, la Semana Santa y sus cofrades me han dado lecciones para saber estar y transitar por la vida y el periodismo, por increíble que les parezca a ustedes”, afirmó José Ignacio Foces, quien recordó que su “fascinación” por este celebración religiosa surgió en su localidad natal, Villavicencio de los Caballeros, cuando en la década de los 60 vio en Televisión Española la película ‘Una muchachita de Valladolid’.

Asimismo, Foces consideró que la Semana Santa es “el mejor reloj vital” que pueden tener los vallisoletanos y señaló que no es necesario “darle cuerda” o “cambiarle la pila”, puesto que “siempre está en funcionamiento porque se alimenta de sonidos y de lugares, tantos sonidos y tantos lugares como habitantes de la ciudad pueblan las cofradías, y tantos sonidos y tantos lugares como personas acuden a la llamada de las procesiones”.

No obstante, aseguró que Valladolid en Semana Santa es sobre todo “un lugar en el que, pese al enorme estruendo del día a día, se escucha el silencio”. “Es en sus templos, durante todo el año, escuela de recogimiento, escuela de meditación; y sus cofradías, las artífices de que se den las condiciones para que esa introspección que como seres humanos necesitamos hacer en algún momento pueda efectuarse de la mejor forma posible”, añadió.

No solo en las cofradías y con los capuchones, también en las filas y elas aceras y con la cara descubierta, se aprende a su juicio “la auténtica lección de saber ser” frente a los obstáculos que pone la vida cada día, “y días que la vida, tozuda ella, los pone varias veces”, apostilló.

“Nada iguala tanto a los vallisoletanos como la Semana Santa. Debajo del capuchón o con la cara descubierta, en las filas de la procesión no hay clases sociales, ni sexos, ni títulos universitarios, ni cargos institucionales, ni profesiones, ni declaración de la Renta, esa moderna vara de medir socialmente y de encasillar al personal: en las filas de la procesión solo hay cofrades”, señaló Foces.

Igualmente reconoció el valor cultural de la Semana Santa, tanto por los documentos que atesoran las cofradías para mostrar los cambios a lo largo de cinco siglos, como origen de la Seminci, a través de la Semana de Cine Religioso. También tuvo palabras para los agentes de la Guardia Civil, la Policía o el Ejército que escoltan los pasos en sus desfiles procesionales, quienes recordó no lo dejaron de hacer en los “años de plomo”, como si contarán con un “manto permanente de protección”.

También aprovechó su pregón para demandar que Valladolid salde su deuda con el “insigne” escultor Juan de Juni, ya que a su juicio es “descorazonador” no que haya ninguna referencia en el convento de Santa Catalina de Siena. En su opinión no debería caer en saco roto la propuesta de la Cofradía de las Angustias y su “magnífica” cripta. Además, consideró que la ciudad debe programar durante todo el año una ruta turística de la Semana Santa.

Finalmente, Foces reconoció que la Regla de esta cofradía ya recoge el término de “cofradas” ahora que el lenguaje inclusivo ocupa “cada vez más espacio”. El pregón contó con la presencia del cardenal arzobispo Ricardo Blázquez, y numerosas autoridades como el alcalde de Valladolid, Óscar Puente, quien aseguró el hecho religioso, la cultura y las tradiciones se aúnan en la Semana Santa de la ciudad, que añadió es una "pura maravilla de arte", por su museo en la calle.

También asistieron el vicepresidente de la Junta, José Antonio de Santiago-Juárez; la consejera de Economía y Hacienda, Pilar del Olmo; la delegada del Gobierno en Castilla y León, Virginia Barcones; el presidente de la Diputación de Valladolid, Jesús Julio Carnero, así como otros miembros de la corporación municipal y parlamentarios autonómicos y nacionales.