Enfermeras en los colegios y más recursos humanos para 2021

R.G.R
-

Profesores y padres solicitan a la Consejería de Educación que el próximo curso arranque con importantes modificaciones para adaptarse a la covid-19 y evitar contagios en los centros

Padres y profesores esperan empezar el próximo curso en septiembre. - Foto: Jonatan Tajes

Profesores y padres de alumnos se encuentran a la espera de las propuestas que presente la administración educativa para poder iniciar el  próximo curso  de manera presencial, atendiendo siempre a los criterios de seguridad salud e higiene que determinen las autoridades sanitarias para toda la comunidad educativa. Eso sí, pretenden que desde la Consejería de Educación que el arranque del curso venga acompañado de una serie de modificaciones para adaptarse a la presencia de la covid-19 y evitar posibles contagios en los centros educativos. 
Por ello, profesores y padres ponen de manifiesto la necesidad de consensuar las medidas que se deben llevar a cabo en septiembre. Para el sindicato de profesores Anpe, es «imprescindible» acordar y consensuar los aspectos más relevantes y fundamentales de cara al comienzo del próximo curso en un escenario de vuelta a las aulas, pero teniendo que mantener aún las medidas de seguridad, salud e higiene.
Entre estas medidas destacan la implantación de la figura de la enfermera escolar para atender a todos los centros educativos. También entienden que se deberían reorganizar las directrices básicas de los centros; grupos y horarios de alumnos  en un escenario de necesidad de mantener las medidas de distanciamiento social. Atendiendo también a los espacios comunes del centro: patios, bibliotecas… Por supuesto, solicitan un aumento de los recursos materiales y de personal para asegurar esa ‘nueva normalidad’ en el ámbito educativo. 
Explican que es necesario llevar a cabo adaptaciones curriculares y metodológicas que pudieran ser necesarias. Planes de refuerzo y apoyo para los alumnos que lo necesiten y adaptar protocolos y medidas de apoyo psicológico y emocional para alumnos y docentes. Por último, solicitan un plan de digitalización de los centros educativos, teniendo en cuenta las dificultades de conectividad que presentan algunas zonas de la provincia. Algo que ha quedado demostrado durante el actual estado de alarma. 
Por su parte, desde la Federación de Padres y Madres de Alumnos de Valladolid critican la falta de determinación de la Junta y solicitan a la Consejería de Educación «se deje de jugar a que estamos en un estado de alarma y haga las propuestas concretas». 
De cara al próximo curso, los padres y madres esperan que nadie se quede atrás. «Si por algún motivo el próximo curso tenemos que volver a confinarnos, queremos que cada profesor se ponga en contacto con sus alumnos». Al igual que los profesores, solicitan un aumento en el número de recursos. «Debemos acabar entre otras cosas con los recortes que hemos sufrido la escuela pública los últimos años, tanto en recursos humanos como materiales», indican. 
herramientas online. También piden que se forme al profesorado sobre métodos de enseñanza apoyados con herramientas online, «para que no se tengan que limitar a poner solo tareas, sino que den auténticas clases, y no pase como este curso que la formación ha sido entre ellos mismos».
Muestran su preocupación por la entrada y salida de los alumnos de los centros. Recuerdan que hay centros de Primaria con hasta 750 alumnos y de Secundaria cuya capacidad supera los 1.000 adolescentes. «¿Las entradas y salidas se harán de forma escalonada? ¿Los recreos dejaran de coincidir a la misma hora todos?», se preguntan.
También se muestran preocupados por si el alumnado tendrá que acudir a los centros educativos con mascarillas o si deberán mantener distancia de seguridad en aulas y recreos. Y, por último, solicitan medidas de conciliación para los padres. «Las familias ya no podemos seguir mucho más tiempo con esta situación y hay que buscar medidas reales de conciliación, no se pueden perder más puestos de trabajo en este país, porque no haya soluciones reales para poder cuidar de nuestros hijos e hijas», indicaron.
Por su parte, Comisiones Obreras también ha realizado un informe sobre las condiciones que entienden desde el sindicato se tienen que dar para una correcta vuelta a las aulas. Entre las medidas que se refleja en el estudio, solicitan que los centros cuenten con puntos de agua para el lavado frecuente de las manos con jabón y de toallitas de papel desechables, deben estar «bien aireados» con apertura de ventanas diaria. También deben contar con bolsas para los uniformes de trabajo que se usen y  solicitan reforzar la limpieza y desinfección de las superficies y lugares de trabajo. En materia de prevención, solicitan reorganizar los puestos de trabajo, garantizando la distancia de seguridad de dos metros entre puesto y puesto de trabajo y realizar una labor de apantallamiento de los diferentes puestos, así como contar con mascarillas y geles.