Puente justifica el retraso de las obras en Caño Argales

D.V.
-

El alcalde explica que el retraso es "notable" pero a algunos problemas se ha sumado el "deseo de mejorar el proyecto inicial"

Inicio de las obras que se están realizando en la plaza Caño Argales.

GALERÍA

Obras de la plaza de Caño Argales

El alcalde de Valladolid, Óscar Puente, ha atribuido el retraso "notable" de las obras de reurbanización de la Plaza de Caño Argales a algunos problemas pero también al "deseo" de "mejorar" el proyecto inicial.

El primer edil se ha expresado así en su visita a estas obras junto a los concejales de Movilidad y Espacio Urbano, Luis Vélez, y Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible, María Sánchez. Las obras arrancaron este martes, se encuadran en los presupuestos participativos de 2018, contarán con un presupuesto de 245.000 euros y se prolongarán durante tres meses.

Puente ha explicado que el retraso es "notable" pero a algunos problemas se ha sumado el "deseo de mejorar el proyecto inicial", algo en lo que han trabajado los servicios del Ayuntamiento para mejorar el que se había concebido con la incorporación de cuestiones "de sentido común" como que todo el perímetro tuviera transito peatonal, algo que no estaba previsto, e incorporar juegos infantiles, lo que ha encarecido esta cuestión.

"Pero entendemos que el final será mucho mas acorde con lo que los vecinos deseaban", ha subrayado el alcalde de la ciudad respecto al retraso, que ha insistido se debe a las mejoras, que también supondrán un incremento presupuestario de esta intervención, que realizarán los servicios municipales.

Además, ha precisado que las obras responden a la necesidad de renovar una plaza "muy dura", que pese a ser céntrica tenía una utilización muy baja para las capacidades que tiene.

El coste de reurbanización será mayor de lo aprobado en los Presupuestos Participativos, puesto que se ha ido más allá de lo que solicitaron los vecinos en 2018 y el Ayuntamiento aprovechará la iniciativa de la ciudadanía para ejecutar otras actuaciones en el entorno como la renovación de las redes de saneamiento y abastecimiento de agua y la implantación de itinerarios peatonales más accesibles.

Por tanto, el presupuesto total con el que se cuenta es de 245.000 euros y se estima que las obras tendrán una duración aproximada de algo más de tres meses, si bien algunas plantaciones deberán demorarse hasta otoño.

Entre las necesidades que se pretende satisfacer destacan la mejora de las condiciones de accesibilidad en los distintos itinerarios, la creación de zonas estanciales y de juegos infantiles así como la incorporación de arbolado y vegetación en la zona central de la plaza.

También se busca la mejora y modernización del mobiliario, especialmente los bancos, y en definitiva la "humanización" de una plaza que, independientemente de que su estética no carece de interés, resulta demasiado "dura" y difícilmente transitable y aprovechable por el vecindario de la zona, con los que se han realizado reuniones y se han avanzado propuestas, especialmente con la Asociación Vecinal Caño Argales, con el fin de enriquecer el resultado final de la intervención que se va a ejecutar.

Adicionalmente, los propios servicios municipales han revisado y detectado otras necesidades de mejora en las redes de alumbrado, abastecimiento y saneamiento, que se han incorporado al proyecto, así como la sustitución de la marquesina de la parada de autobús que ya se realizó hace unos meses.

Con todo ello se ha confeccionado una propuesta de reforma de la Plaza que va a ser acometida principalmente por la Concejalía de Movilidad y Espacio Urbano a través del Servicio de Espacio Público e Infraestructuras, con cargo al Contrato de Conservación de las Vías Públicas y del Alumbrado Público, así como por la Concejalía de Medio Ambiente y Desarrollo Sostenible a través de Aquavall y el Servicio de Parques y Jardines.

La intervención en la plaza también se aprovechará para renovar la red de abastecimiento y saneamiento, en el primero de los casos con los cambios de tuberías que discurren los edificios, en lo que se invertirán 13.750 euros, y en el segundo con la rehabilitación del colector frente a los edificios, que se conectará al de la calle Panaderos, lo que supondrá 37.500 euros, según han concretado María Sánchez.

La empresa pública que gestiona el ciclo integral del agua realizará cambios por valor de 50.000 euros en las tuberías de abastecimiento y en la red de saneamiento.

En resumen, las obras consistirán en la renovación de la red de abastecimiento, totalmente obsoleta, la reconexión de la red de saneamiento en la calle Panaderos, muy dañada por las raíces de los árboles, la renovación completa de la red de alumbrado con incorporación de nuevas luminarias y una red de riego para las nuevas zonas verdes.

En cuanto a la pavimentación, se reparará la actual acera existente junto a las fachadas, de grandes losas de granito, se construirá una nueva acera perimetral de 2,40 metros de anchura media, de losas nuevas de granito y perfectamente accesible sustituyendo al actual adoquinado mucho más incómodo.

También se van a rehacer al completo los rebajes de los pasos de peatones con el correspondiente pavimento táctil que marca la normativa de accesibilidad, se sustituye el actual adoquín de granito en dos grandes zonas por pavimento drenante, una de ellas recogiendo todo el espacio actualmente arbolado, y se incorpora una zona de pavimento flexible de caucho para la posterior instalación de juegos infantiles.

Referente al mobiliario urbano, la principal mejora es la instalación de nuevos bancos de madera, tanto en nuevas ubicaciones como reconvirtiendo los existentes; así como la renovación de las vallas de contención peatonal y las papeleras. Como ya se ha indicado, la plaza contará con nuevos juegos infantiles para niños.

En cuanto al quiosco histórico existente, se desmontará para su restauración y se le buscará la ubicación más adecuada. Por último, junto con la eliminación de la marquesina obsoleta (ya sustituida) se ha eliminado asimismo el antiguo quiosco de prensa, ya abandonado y difícilmente recuperable.

En cuanto a las zonas verdes, se dotará de vegetación a la zona central de la Plaza mediante setos de arbustos y parterres de flores de temporada y plantas tapizantes.

Asimismo, en esta zona central se incorporan tres grandes alcorques para otros tantos árboles de sombra de gran porte. Se mantienen los actuales plátanos (diez) junto a la calle Panaderos, rodeados como se ha indicado de pavimento drenante y más flexible para admitir el empuje de las raíces ya manifestado, y los actuales alugustres (cuatro) junto a la calle Dos de Mayo, incluyendo en este caso un parterre de arbustos para separación con la calzada.