Michelin acuerda un segundo ERTE hasta septiembre

Ical
-

El expediente de regulación temporal de empleo tendrá 70 días con un complemento con un 80 por ciento del salario

Un trabajo de Michelin en las instalaciones de la planta de Valladolid. - Foto: Ical

La Dirección de Michelin en España y el comité de empresa han cerrado hoy el acuerdo sobre el nuevo ERTE que será de aplicación desde el 18 de mayo en los cuatro centros industriales de Michelin en España (Aranda de Duero, Lasarte, Valladolid y Vitoria-Gasteiz), y a partir del 1 de junio en el Centro de experiencias de Almería, el Centro Comercial de Tres Cantos, el Centro de distribución de Illescas (Toledo) y las Oficinas Generales de Valladolid.

La fecha de finalización será en todos los casos el 15 de septiembre, y el ERTE afectará a 70 días naturales como máximo a cada una de las 7.502 personas que componen actualmente la plantilla de Michelin en España.

Con el acuerdo en las condiciones al que se ha llegado hoy, el ERTE imposibilita a Michelin a que pretenda ajustar las plantillas al reducido nivel de producción actual y trata de permitir que se mantenga todo el empleo existente hasta el final de la crisis del coronavirus, explicaron fuentes de CCOO en un comunicado.

El acuerdo reconoce el respeto y compromiso con todas las obligaciones adquiridas en el convenio colectivo en vigor, incluido el mantenimiento y renovación del empleo. Las condiciones acordadas suponen que Michelin garantiza unas percepciones complementarias a las prestaciones del SEPE de un 80 por ciento del salario bruto individual, así como que el ERTE no afectará al devengo de las vacaciones anuales y de la paga extra de verano, sólo afectaría proporcionalmente al devengo de las pagas extras si el ERTE se aplicara a partir del 1 de julio.

Asimismo, se excluirá del ERTE al personal en situación de jubilación parcial vinculado a contrato relevo y al personal que no tenga derecho a prestación si no se prorroga la normativa que protege estas situaciones más allá del 30 de junio. Se preservará al máximo los contratos y el empleo estructural de las empresas subcontratadas, y se creará una Comisión de seguimiento paritaria en cada centro de trabajo para el control y aplicación del ERTE.

El elemento de fricción en la negociación fue la negativa, hasta esta última reunión, de la Dirección de Michelin para garantizar el 80 por ciento del salario bruto en cada día de aplicación del ERTE. La cesión de Michelin ha permitido acordar unas condiciones similares al anterior ERTE por causas de fuerza mayor, tal y como había solicitado desde el inicio la parte social de la Mesa de Negociación. 

Para CCOO el objetivo de este ERTE es aplicar una medida, que está sirviendo para salvar cientos de miles de puestos de trabajo en estos dos meses de paralización de la economía, con la intención de que se permita llegar al final de la crisis sanitaria sin que se vea afectado el actual nivel de empleo y que se amortigüe el impacto del descenso productivo sobre las condiciones salariales de las plantillas.