La nueva estrategia energética quiere bajar el gasto un 40%

SPC
-

El Gobierno regional realizará «una apuesta fuerte» por el incremento de las energías renovables para afrontar «la electrificación de la economía»

La nueva estrategia energética quiere bajar el gasto un 40% - Foto: Alberto Rodrigo

El Gobierno regional trabaja ya en la elaboración de una nueva estrategia de eficiencia energética con un horizonte en el año 2030 y en la que el objetivo de reducción en el consumo de energía en Castilla y León se situará entorno al 40 por ciento. Así lo anunció ayer el director general de Energía y Minas, Alfonso Arroyo, durante la inauguración de la jornada ‘Hacia la descarbonización del parque inmobiliario en Castilla y León’, organizada por UGT en León. Arroyo destacó que la Comunidad ha cumplido con los objetivos marcados por la Unión Europea para el año 2020, ya que el ahorro en esta materia ha ascendido al 32 por ciento.
En ese sentido, Arroyo subrayó que esta nueva estrategia irá en línea con las tendencias en Europa y se basará en una «apuesta fuerte por el incremento de las energías renovables», entre las que citó fuentes como la eólica, la fotovoltaica o la biomasa. Al respecto de esta última, reiteró en declaraciones recogidas por Ical que la potencia instalada en la Comunidad se duplicará en enero con la apertura de la central de biomasa de Forestalia en el municipio berciano de Cubillos del Sil.
«Combustibles como el carbón tienden a desaparecer», reconoció el director de Energía y Minas, que lamentó que la provincia leonesa haya sido una de las más afectada por el proceso de transición energética y de «electrificación de la economía».
En cuanto al contenido de la jornada, Arroyo señaló que el principal objetivo pasa por fomentar la construcción de «edificios de consumo casi nulo». «El parque de viviendas necesita una renovación importante», admitió el director general de Energía, que destacó el «goteo incesante» de viviendas que obtienen su certificado de eficiencia energética, un documento del que ya disponen 120.000 edificios en la Comunidad.
Tras la última reforma del Código Técnico de Edificación, en 2017, las nuevas viviendas ya están obligadas a cumplir estos requisitos aunque su presencia con respecto al total es aún pequeña, reconoció Arroyo.