La CHD detecta glifosato en todos los cauces que analiza

R.G.R
-

Estudios ponen de manifiesto que el uso del herbicida aumenta los riegos de sufrir la enfermedad. La Confederación Hidrográfica del Duero ?prevé incluirlo dentro del grupo de los contaminantes específicos de la cuenca

La CHD detecta glifosato en todos los cauces que analiza

La Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) ha iniciado una campaña de análisis? de los ríos que bañan la provincia de Valladolid en busca de herbicidas en el agua. Las pruebas comenzaron en el año 2018 y han continuado durante los siguientes años. Se trata de una iniciativa para detectar la presencia de glifosato en las masas de agua que bañan la provincia de Valladolid. Los resultados son claros. Los principales ríos de la provincia y numerosos arroyos están contaminados por este cuestionado pesticida.  
En concreto, el organismo de Cuenca comenzó en 2018 analizando las cuentas de ríos y arroyos y continuó en 2019 expandiendo el muestreo con unos resultados nada satisfactorios. El glifosato se analizó en 190 puntos de muestreo distintos en la provincia durante el primer año, y los técnicos  detectado en 67 de ellos. En el año 2019 se aplica un mayor esfuerzo de muestreo, analizándose en 312 puntos (en la mayoría de los casos además con frecuencia mensual),  y detectándose su presencia en 200 de ellos. Se ha detectado la presencia de glifosato todos los meses del año, siendo en invierno cuando se ha cuantificado en menos ocasiones. 
En cuanto a su distribución, ha sido encontrado en una amplia parte de la cuenca, registrándose las concentraciones más elevadas en arroyos de la zona central (debido a la menor capacidad de dilución del contaminante por el escaso caudal circulante). 
La CHD detecta glifosato en todos los cauces que analizaLa CHD detecta glifosato en todos los cauces que analizaEn la provincia de Valladolid se ha analizado glifosato y su metabolito AMPA, en 34 puntos de muestreo de los 341 que se han controlado en la cuenca del Duero entre 2018 y 2019. La presencia de estos contaminantes en la provincia de Valladolid es muy significativa, al haberse cuantificado concentraciones superiores a 0,1 microgramo por litro en el cien por ciento de los puntos monitorizados. 
De esta forma, este pesticida ha sido encontrado en los principales ríos de la provincia están afectados por este pesticida. Según apuntaron fuentes de la Confederación Hidrográfica del Duero apuntaron que el glifosato se ha detectado en tramos de los ríos Duero, Pisuerga, Esgueva, Cega, Adaja y Zapardiel. Es decir, se podría decir que este pesticida está extendido por toda la provincia debido a su utilización en los cultivos de secano y de regadío. Las organizaciones agrarias ya han puesto de manifiesto que incluso este año ha sido necesario realizar más tratamientos que otras campañas debido a la gran cantidad de precipitaciones que se han registrado durante el invierno y la primavera.  
Además, numerosos cauces menores como los arroyos San Gujero, Vega, Arroyomolino,Jaramiel y Botijas también portaban en sus aguas este pesticida, lo que hace pensar que buena parte de las masas de agua de Valladolid sufren este problema. Los tratamientos que se realizan en la agricultura y también aquellos que se llevan a cabo en las viviendas de los municipios para el cuidado de los jardines están provocando de los ríos y arroyos se vean  infectados por este pesticida. 
De esta forma, la Confederación Hidrográfica del Duero tiene prevista continuar durante este año con un control tanto del glifosato como su metabolito,el ácido aminometilfosfónico.
La información obtenida con estos estudios  se comparte anualmente tanto con el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico como con la Junta de Castilla y León (consejerías de Fomento y Medio Ambiente y Sanidad). Hay que tener en cuenta que el glifosato y su metabolito se degradan mucho más rápido en condiciones de altas temperaturas y humedad (clima lluvioso), y más lento en condiciones de temperaturas más bajas y clima seco. Es decir, por norma, en el clima más seco y de temperaturas más extremas de Valladolid tarda más en desaparecer de las masas de agua.?
El glifosato es un herbicida de uso muy extendido en la actualidad, tanto en agricultura como en jardinería. No obstante, esta sustancia actualmente no cuenta con una Norma de Calidad Ambiental (NCA) que limite su concentración en aguas superficiales y, en consecuencia, tampoco interviene en la evaluación del estado de las masas de agua (ni del estado ecológico ni del estado químico). 
La Confederación Hidrográfica del Duero ha tomado la decisión de realizar un control amplio de esta sustancia en aguas superficiales, con el objeto de valorar, a la vista de los resultados obtenidos, la procedencia de incluirla dentro del grupo de los contaminantes específicos de cuenca (también conocidas como ‘sustancias preferentes’) y establecer una nueva norma y fijar el modo de actuación con este pesticida. 

 

Ecologistas recuerda que la OMS aconseja desestimar su uso 

 

La presencia de glisofato en las masas de agua de la provincia es un claro síntoma de contaminación. Al menos así lo consideran desde Ecologistas en Acción Valladolid. Miguel Ángel Ceballos recuerda que es uno de los pesticidas más utilizados en la agricultura y también en jardinería, lo que fácilmente ha podido ocasionar que la totalidad de los tramos controlados por la Confederación Hidrográfica del Duero? (CHD) hayan tenido un resultado positivo. 
Ceballos muestra su preocupación por el hecho de que el organismo de Cuenca esté llevando a cabo un estudio en toda la provincia sobre el uso de este pesticida. «Es una clara muestra de que existe una preocupación por la situación. Cuando se hace un informe sobre esto será por algo». 
El responsable de Ecologistas indicó que la Organización Mundial de la Salud (OMS) ya puso en tela de juicio la utilización de glifosato. Recordó que se trata de un herbicida de amplio espectro no selectivo, el más utilizado en la actualidad tanto en agricultura como en jardinería, que ha sido calificado por la OMS como «probablemente cancerígeno», basándose en una fuerte evidencia de que es cancerígeno para los animales. También se sospecha que actúa como un disruptor endocrino y que es tóxico para la reproducción. Eso sí, indicó que desde la organización no podían asegurar con rotundidad lo complicado su utilización en la agricultura, aunque desde la asociación aclararon que pueden esparcirse unos 200.000 litros en Valladolid. 
De esta forma, tres municipios de Valladolid se encuentran entre los seis de Castilla y León  con las detecciones más altas de este herbicida. Se trata de Peñafiel, donde se han registrado 14 microgramos de glifosato por litro, 10 en Medina del Campo y 9 en Hornillos de Eresma. Los valores encontrados son de 90 a 240 veces superiores al valor límite considerado por Ecologistas en Acción. Estas localidades tienen un claro carácter agrícola, con grandes superficies dedicadas al cultivo de cereal, vid y regadío.   
jardinería. Desde Ecologistas indicaron que «este cierto descontrol» que se está registrando en la agricultura no se produce en la jardinería. Los ayuntamientos de Valladolid y Laguna del Duero ya dejaron «hace años» de usar este tipo de pesticida para acabar con las malas hierbas en parques y jardines para evitar cualquier tipo de contaminación.