Fútbol para todos, también para adolescentes

D.V.
-

Entre la escuela inclusiva para niños y las ligas sociales amateurs faltaba un eslabón. A partir de diciembre ya habrá grupo de adolescentes entre 15 y 18 años en la escuela inclusiva de la Fundación Eusebio Sacristán y el Ayuntamiento de Valladolid

Fútbol para todos, también para adolescentes

Había un agujero en Fútbol para Todos, el de los adolescentes de 15 a 18 años. Mayores para los grupos de 5 a 12 años, y demasiado jóvenes en principio para las ligas sociales de la FES, en las que se puede jugar a partir de 18 años o de 16 con permiso paterno o materno. Además, parte de los niños que comenzaron en la escuela hace dos años ya superan los 12 y no podían continuar. Por esto la comisión organizativa de la Escuela, compuesta por miembros de la Fundación Eusebio Sacristán y por personal de los Centros de Acción Social de la Concejalía de Servicios Sociales ha decidido ampliar la escuela en una franja de edad en la que se empieza a acusar el absentismo deportivo, especialmente entre determinados sectores de población. Además, la Fundación Eusebio Sacristán trabaja ya en la expansión de la escuela a algunas localidades de gran tamaño de la provincia e incluso a otras capitales de provincia, tras la buena acogida del proyecto esta temporada en León y el interés de otros ayuntamientos en replicar la escuela en sus ciudades. 
El grupo de adolescentes se entrenará en Huerta del Rey los martes de 18.15 a 19.15 horas, liderado por Juan Carlos Rodríguez, tras las dos sesiones en Rondilla entre las 16.00 y las 18.00 horas, y con ellos, una veintena para empezar, los números de la escuela Fútbol para Todos en Valladolid ya sobrepasan los 300 jugadores y los 50 voluntarios que apoyan a Juan Carlos y a su equipo de entrenadores en las sesiones. Los interesados en formar parte de este proyecto deportivo pueden inscribirse utilizando los dos cauces ya existentes, a través de los centros de acción social de Valladolid o de la web de la Fundación Eusebio Sacristán. 
La intención de la Fundación, como explica su responsable de proyectos, Diego de la Torre, es que tengan la posibilidad de realizar actividad física continuamente a lo largo de su vida, por lo que de los grupos de pequeños de la escuela pasen por este nuevo proyecto piloto y de la escuela puedan saltar a los equipos de las competiciones: «Ya es una realidad, y de hecho hay algún jugador de los grupos de adultos de la escuela que ya se van a incorporar de forma individual a equipos de la liga de peñas».