El «polvorín» de Cataluña

EFE
-

El teniente coronel Daniel Baena, que no quiso que se difundiera su imagen en la sala, insiste ante el Supremo en el clima insurreccional que se vivió en la región hasta aplicarse el 155

El teniente coronel de la Guardia Civil que lideró la investigación policial del 1-O calificó ayer como «período de insurrección» el comprendido entre el 20 de septiembre y el día en que se aplicó el artículo 155, cuando Cataluña era un «polvorín» que «podía derivar en una escalada incontrolable».
Daniel Baena, jefe de la Policía judicial de la Guardia Civil de Cataluña, declaró como testigo ayer en el Tribunal Supremo en el juicio del procés y relató el clima de tensión que se vivió entre el 19 y 20 de septiembre, cuando se produjeron numerosos registros para impedir el 1-O, y el 27 de octubre, día en que se intervino la Comunidad Autónoma mediante el 155.
A preguntas de la fiscal Consuelo Madrigal, Baena calificó varias veces esos días como un «período insurreccional» o «de insurrección» en el que, insistió, se vivía un «clima insurreccional», lo que provocó la protesta de las defensas, rechazada por el tribunal.
«Aquello literalmente era un polvorín. Los policías que teníamos un mínimo de responsabilidad sabíamos que cualquier incidente pequeño podía derivar en una escalada incontrolable y afortunadamente no fue así».