El Fundación Grupo Norte sigue creciendo

D.V.
-
El Fundación Grupo Norte sigue creciendo

El conjunto morado se impuso en su visita al Zuzenak de Vitoria (63-72)

El Fundación Grupo Norte sigue creciendo, lo que quedó demostrado el sábado con la nueva victoria lograda ante el Zuzenak de Vitoria a domicilio, en un partido disputado pero que, sin embargo, fue siempre controlado por los vallisoletanos, que ya pudieron contar con Mousa Ghozibi y que notaron su aportación en el juego, a través de su temple, su buena defensa y su capacidad para jugar en el dos contra uno.

Los vallisoletanos salieron con las ideas claras y con la consistencia defensiva necesaria para impedir a los lanzadores rivales, como Viso, Pierson o Igarki Pascual, que pudieran anotar canastas fáciles, o que pudieran contar con segundas opciones, ya que también supieron cerrar el rebote, lo que les permitió finalizar el primer cuarto con una ventaja de dos puntos (12-14).

En el segundo cuarto, los vallisoletanos mantuvieron la regularidad defensiva, y además estuvieron sólidos en el campo y atinados en el plano ofensivo, por lo que dejaron al rival con escasa capacidad de maniobra para tratar de recortar las diferencias, que llegaron a los ocho puntos antes del descanso (25-33).

Ghozibi, que pudo debutar con su equipo, tras solventarse los complicados trámites burocráticos, mostró su potencial, sorprendiendo a propios y a extraños -ya que ha empezado esta semana a entrenar con el conjunto morado-, al aportar un importante plus de intensidad a la defensa vallisoletana. Eso, junto al acierto de su compatriota, Hadiazhar, y el buen hacer de Lalo Prieto y Juanjo Alonso en la pintura, permitieron al Fundación Grupo Norte distanciarse hasta los trece puntos (31-44) en el ecuador del tercer cuarto, si bien un arreón de los locales, aprovechando cierta relajación defensiva de los de José Antonio de Castro, dejaba el marcador en un 47-54 al término del mismo.

En el último cuarto, el Fundación Grupo Norte terminó de dar la puntilla al rival, con un buen juego colectivo con el que amplió de nuevo la renta hasta los 15 puntos (50-65), la cual pudieron reducir los vascos con un último empujón en los compases finales, hasta dejar el marcador en el definitivo 63-72.