Absuelto el acusado de atacar a otro con una botella

D.V.
-

La Audiencia Provincial alega "falta de credibilidad" en la versión de víctima, que fue contradicha por una testigo

La Audiencia de Valladolid ha dictado sentencia absolutoria en el caso de la presunta agresión sufrida en diciembre de 2017 por el joven José D.S, quien atribuyó los cortes sufridos en el rostro a un botellazo que, según dijo, le había propinado Francisco Javier I.H. al negarse el primero a dar un 'papelillo' al segundo para que éste se fumara un porro.

La "falta de credibilidad" del lesionado respecto de la versión de los hechos ofrecida es la razón fundamental que esgrime la Sección Cuarta de lo Penal de la Audiencia Provincial para dictar el fallo absolutorio, frente a la petición de dos años y medio de cárcel y el pago de una indemnización de 15.000 euros en favor de la víctima que había solicitado el Ministerio Fiscal, según informaron a Europa Press fuentes jurídicas.

Y es que el relato ofrecido en el juicio por José D.S, quien aseguró que la agresión se produjo fuera de su vivienda, ante la puerta del inmueble, fue contradicha no sólo por el acusado sino por una testigo que aseguró que la discusión se registró en el dormitorio de la víctima y que la lesión se produjo tras un forcejeo y como consecuencia del impacto fortuito del herido contra un espejo que había colgado en la pared.

Tal circunstancia, ante las claras dudas sobre lo ocurrido el día de autos, es lo que ha llevado al tribunal ha dictar sentencia absolutoria en aplicación del principio 'in dubio pro reo'.

La versión del golpe contra el espejo es la que aportó una amiga de la víctima que el día de los hechos, el 21 de diciembre de 2017, se encontraba casualmente en su casa, sita en la calle Vinos de Rueda, el barrio de Covaresa, y donde se habría producido la discusión entre el acusado y el lesionado.

La joven, en declaraciones recogidas por Europa Press, recordó que se encontraba en casa de José D.S. cuando el acusado llegó acompañado de un hermano del primero. Mantuvo que el procesado pidió a la víctima un 'papelillo' para fumar y que al recibir la negativa por respuesta se produjo una discusión en uno de los dormitorios. En el forcejeo, José recibió un empujón e impactó con su cara contra un espejo que había colgado en la pared.

"¡Se cortó la cara, empezó a sangrar y yo entré en shock, me quedé flipando!", recordó la joven, quien añadió que el acusado abandonó la casa y fue entonces cuando minutos después se personaron la policía y una ambulancia para asistir al lesionado.

A POR MARIHUANA

En esta misma línea se dirigió la versión de lo ocurrido aportada por el ahora absuelto, Francisco Javier, quien relató que acudió a casa de la víctima porque era quien le solía suministrar marihuana y una vez allí, ya dentro del inmueble, pidió el 'papelillo' para fumar y su vendedor se negó y empezó a insultarle.

Mantuvo que forcejearon y que José se golpeó accidentalmente. "Me lo intenté quitar de encima, se tropezó, quizá con uno de los dos perros que había en la vivienda, y se pudo golpear con una mesa u otro objeto, no sé con qué", alegó el presunto agresor, quien se da la circunstancia de que ya cuenta con una condena anterior en su haber por delito de lesiones.

En el lado contrario, el lesionado, quien acudió a la sala esposado por otra causa distinta que le mantiene en prisión desde septiembre de 2018, aseguró que la discusión fue fuera de su piso, ante la puerta, donde a su negativa de entregar un 'papelillo' a Francisco Javier, éste contestó con insultos y desafíos.

"¡Me pilló de espaldas y recibí un golpe en la parte derecha del rostro con algo que podría ser una botella de cristal. Tuvo que ser algo de cristal, porque de lo contrario no te cortan la cara entera!", concluyó el lesionado, cuya versión ha sido puesta en 'solfa' por el tribunal sentenciador.