De Israel a Valladolid

Manuel Belver
-

Esaú Sánchez es el único español con el nivel Experto 3 de Krav Maga. Un arte marcial de tierras israelíes

De Israel a Valladolid - Foto: Jonathan Tajes

Krav Magá es defensa. No enseñamos a atacar sino cómo defendernos de un ataque». Esaú Sánchez explica lo que es este arte marcial de cada vez mayor implantación en España y en Valladolid. Lo hace desde el conocimiento de su nivel, Experto 3, y de años y años de entrenamientos, cursos, mejoras... Hoy es el único español que tiene ese nivel y sueña con llegar al máximo, el 5: «Luego está el de Maestro, pero eso ya es casi imposible».
Esaú tuvo su primer contacto con este arte hace más de una década: «Se me acercó un día un alumno y me habló del krav magá. Por entonces daba kickboxing -de hecho fue campeón de España en esta modalidad-, hice un curso de instructor y hasta hoy». Este vallisoletano de 45 años lleva 25 en las artes marciales, ha sido, además de deportista, entrenador de kickboxing y boxeo, y ahora dirige clases de krav magá a más de un centenar de personas en el Cdo Covaresa: «Aunque habrá unas 300 en todo Valladolid». Porque, junto a él, experto 3, están Joseba Aramayo, experto 1; y Cristina Muelledes, primera mujer en España en ser Experto 1, impartiendo este arte en otros gimnasios de la ciudad y de la provincia.
El krav magá es, según reza en Wikipedia, el sistema oficial de lucha y defensa personal usado por las Fuerzas de Defensa y Seguridad israelíes. Y precisamente al país hebreo se desplazaron los tres vallisoletanos en junio para subir de nivel: «Son diez días intensos y el último es el del examen, en el que todo es técnico y físico. Por ejemplo, en la última parte te tienes que defender del ataque de cuatro personas, que llegan con palos, navaja, pistola, puñetazos...».
A pesar de lo aparatoso que suena, el instructor vallisoletano deja claro lo primero que se enseña a los alumnos: «Echar a correr es la mejor defensa. Si puedes pega y sal corriendo». Aunque matiza: «Hay situaciones en las que, por el lugar o el número de personas, no puede correr. Entonces lo primero es mantener la calma, hacer ver al atacante que él tiene la situación controlada y colaborar. Si el peligro es mayor entonces aparece el krav magá».
Los inicios de Esaú Sánchez fueron eso, hace 12 años. Comenzó acudiendo a cursos en el sur de España y fue subiendo de nivel. El sistema se divide en instructor de Grado, del 1 al 5; y luego se pasa al de Experto, del 1 al 5 también. Hace unos años la Federación Internacional se dividió y él, como la mayor parte de los españoles, se fueron con Eyal Yanilov, cofundador de esa Federación y hoy en Krav Maga Global: «Es el número 1».
Para ir subiendo de nivel, el vallisoletano debe cumplir con unos plazos: «Ahora tiene que pasar 4 años para poder aspirar a Experto 4». Aunque mientras sigue dando cursos, reciclándose e incluso impartiendo alguno -en breve compartirá con la exjudoka internacional Esther San Miguel uno en Soria-: «Todos los años había que acudir a tres cursos como mínimo y yo hacía seis. Y desde hace unos años, siempre traemos a algún experto a Valladolid a impartir uno». De un nivel a otro lo que suele cambiar son las armas ante las que te tienes que defender o las técnicas de secuestros,
instructor de la policía. Esaú imparte sus clases en el Cdo Covaresa, y Joseba y Cristina en La Almendrera, el Mythos, el Budokan, el Olimpia Fitness y el Kanazawa. También es instructor de defensa personal en la Comisaría de las Delicias de la Policía Nacional. Aunque en los últimos años se ha especializado en este krav magá, llegado desde Israel y que crece y crece en Valladolid.