Los siete de Sergio

A. G. M.
-

Masip, Olivas, Plano, Salisu, Nacho, Guardiola y Míchel se han convertido en los únicos intocables del entrenador. Aglutinan seis de los siete goles del equipo y más de la mitad de las asistencias y los pases

Los siete de Sergio

Todo entrenador tiene su guardia pretoriana, ese grupo de jugadores en el que confía y que juega sí o sí cada fin de semana. Es su núcleo duro, futbolistas que se convierten en la extensión del técnico sobre el césped y que son los que transforman en realidad sus directrices, los que llevan el peso, los que conforman una columna vertebral sobre la que poder encajar al resto de piezas en función de los oponentes, de las lesiones, de las rachas... 
En el José Zorrilla, Sergio González tiene este año a una guardia pretoriana de siete jugadores, erigidos no solo en sus intocables, sino también en los siete hombres clave del Real Valladolid en esta primera parte de la liga, con las estadísticas sobre la mesa. Son Masip, Kiko Olivas, Óscar Plano, Salisu, Nacho, Sergi Guardiola y Míchel.
Los siete de Sergio no solo aglutinan la autoría de seis de los siete goles de la escuadra pucelana (el otro lo hizo Pablo Hervías en uno de sus exiguos 54 minutos que ha disfrutado, con aquella genial falta), sino que suyos son también más de la mitad de los pases y asistencias del equipo en las ocho primeras jornadas, en las que los blanquivioleta se han confirmado como una de las mejores defensas del campeonato; también como uno de los ataques menos prolijos.
El Real Valladolid llega a este parón de octubre -casi tras disputarse ya una cuarta parte de la competición- en la decimotercera posición, a tres puntos tanto de la zona de descenso como de los puestos europeos. Suma 10 puntos -los mismos que el Getafe- después de haber conseguido dos victorias (en el campo del Betis y en el del Espanyol) y cuatro empates (en el Bernabéu y en los tres partidos de Zorrilla ante Osasuna, Granada y Atlético de Madrid); solo ha perdido en sus visitas al Levante y al Villarreal.
El repaso a las últimas ligas en Primera del Pucela dice que este es el segundo mejor arranque del siglo, superado solo por lo del año pasado, cuando se consiguieron 12 puntos y se llegó al parón de octubre en séptima posición. Iguala los inicios de la liga 2012/13 y la 2002/03, años en los que se consiguió la salvación al final de la liga. En cambio, en la 2003/04, otra temporada en la que por estas fechas se tenían 10 puntos, se cerró la liga con un descenso.
El año pasado, el equipo de Sergio también cerró sus ocho primeras jornadas con solo siete goles a favor, pero se obtuvo un mejor registro defensivo, con solo seis en contra, por los ocho de este año, tras haberse medido, eso sí, a dos de los grandes de La Liga, el Real Madrid y el Atlético, mientras que en la 2018/19 lo hizo ante Girona, Barcelona, Getafe, Alavés, Celta, Levante, Villarreal y Huesca.
En cualquier caso, este es el cuarto equipo que menos goles ha encajado, superado solo por Atlético de Madrid, Athletic (ambos con cuatro) y Osasuna (siete). Cuatro de los siete miembros de esa guardia pretoriana de Sergio son su portero y tres de sus defensas. Masip y Olivas son los únicos que han jugado los 720 minutos disputados hasta la fecha, mientas que Salisu se perdió algo menos de media hora en Cornellá por unas molestias físicas y Nacho rotó en el estadio de la Cerámica. Además, los tres zagueros son, después de Míchel Herrero, los que más pases dan. En este arranque, Sergio González solo ha ido variando la elección del lateral derecho, decantándose por ahora en más ocasiones por Javi Moyano que por Pedro Porro, toda vez que lo que ha jugado Antoñito ha sido casi todo en la medular.
Situación opuesta a la que se vive en el otro lateral, un Nacho dueño y señor del puesto del ‘3’ y que acumula un enorme peso en el juego ofensivo del equipo gracias a sus constantes subidas por la banda. La estadística dice que el 43% de los ataques se producen por su perfil, más allá de que haya cambiado de pareja a lo largo de estos ocho partidos (Plano, Waldo, Toni...). El 62% de los tiros se produjeron desde la zona central y el 48%, dentro del área.
Pero si hay un jugador clave en el juego de ataque pucelano ese es Óscar Plano. No solo es el máximo goleador del equipo, con sus tres goles (de cinco disparos), sino que también ha rubricado una de las cinco asistencias que suma hasta el momento la escuadra. También destaca en otras facetas menos propias de un mediapunta como él y que le den un valor añadido, por su implicación defensiva: seis recuperaciones, doce faltas... Todo para haberse convertido actualmente en el jugador de ataque que más minutos lleva esta campaña: 704.
En la misma línea, Sergi Guardiola, el delantero que más minutos acumula por ahora. Su ficha desvela que tiene dos recuperaciones en su haber y... ¡14 faltas! Otra prueba de la implicación que les exige Sergio a los suyos, hasta el punto de que el ‘7’ es el que más faltas hace; también el que más regates (12). Él y Plano han sido los dos únicos elementos fijos en el ataque de Sergio, que luego ha ido completando el once con Waldo, Antoñito, Pedro Porro o Toni Villa en banda, y con Sandro o Ünal junto a Guardiola.
Algo parecido ha ocurrido en el eje de la medular, pero esto más forzado por las dos lesiones de Alcaraz, que por una cuestión técnica. Ahí el único fijo ha sido Míchel, que aglutina 582 minutos, en los que se ha erigido siempre como el timón del equipo, con 358 pases (el que más), dos asistencias de gol y doce recuperaciones (también el que más). Ha sido titular en siete de las ocho citas, junto a San Emeterio -el segundo medio centro más usado-, Alcaraz, Anuar o Joaquín, el último en incorporarse a la dupla.