Puigdemont buscó 11.000 millones en China para su república

AGENCIAS
-
Puigdemont buscó 11.000 millones en China para su república - Foto: Andreu Dalmau

Un guardia civil revela que el antiguo Govern quería obtener un préstamo de 11.000 millones de euros y otro declara que la situación vivida en Cataluña el 1-O fue comparable al conflicto vasco

Nueva jornada del juicio del procés y nuevas revelaciones, algunas de ellas tan sorprendentes como inquietantes. Un cabo de la Guardia Civil declaró ayer que le incautaron al exsecretario de Hacienda de la Generalitat Josep Lluis Salvadó documentos que apuntaban la preocupación de los líderes independentistas por conseguir financiación para sostener su futura república, entre los que destacó un e-mail en el que se apuntaba la necesidad de buscar unos 11.000 millones de euros en China. 
Según este testigo, al que se encomendó la búsqueda de facturas que demostraran la comisión de un posible delito de malversación, del análisis de los papeles requisados pudo inferir una preocupación de los dirigentes separatistas por conseguir unos 4.500 millones de euros que se calcularon como imprescindibles para mantener la independencia en el impasse que iba a producirse entre la Declaración Unilateral de Independencia, así como de la puesta en marcha de una Agencia Tributaria propia. 
Asimismo, señaló que Puigdemont había cerrado un plan para empezar a cobrar los impuestos del sector público catalán, lo que se lograría mediante la firma de convenios con todas las entidades para que empezaran a liquidar a la Hacienda de la región. 
A partir de ahí, y según un correo sin remitente encontrado en un pen drive de Salvadó, era también necesario conseguir 11.000 millones de financiación en China, a los que se sumaban otros 6.000 millones procedentes de los Ayuntamientos y otros 1.300 millones de ingresos propios. Todas estas cantidades -que suman más de 22.000 millones de euros- serían necesarios para el mantenimiento económico de la futura república.
Todos estos planes ya habían generado gasto, ya que se precisaban aplicaciones informáticas que comenzaban a implementarse y que se encargaron a IBM. «Le solicitamos la factura y nos la enviaron, por un total de 240.000 euros», señaló el miembro de la Benemérita. 

reparto de roles. El análisis también permitía deducir un reparto de papeles entre el entonces responsable de Hacienda y hoy vicepresident, Pere Aragonés, que se encargaría de la financiación en el exterior -uno de sus viajes fue a Eslovenia para recabar información sobre su indepedencia- y del futuro Banco Central de Cataluña; y Salvadó, sobre quien recaería la gestión de impuestos. 
Por otra parte, un agente que participó en un registro en una nave en Bigues i Riells (Barcelona), donde se hallaron 10 millones de papeletas para el 1-O, comentó que las concentraciones que se produjeron en protesta por esta actuación recordaban, para algunos «compañeros veteranos», al «principio del conflicto vasco».