Los niños a la calle, pero con restricciones

R.G.R
-

Padres, psicólogos, médicos y profesores se muestran de acuerdo en la necesidad de que los niños salgan a la calle después de poco más de un mes de confinamiento. Eso sí, todos priorizan su seguridad

Los niños deberían salir a la calle, pero con restricciones

Deben salir los niños de casa después de más de un mes confinados? Una pregunta con una difícil respuesta desde el punto de vista sanitario. ¿Es conveniente para acabar con la pandemia que los menores estén la calle? Psicólogos, profesores, médicos e incluso los propios padres tienen claro que se deben seguir las recomendaciones sanitarias en este sentido, pero también entienden que desde el prisma del desarrollo intelectual y social de los menores sí es conveniente que se permita que pisen la calle para jugar y disfrutar de nuevo de un estado de semilibertad. 
Es decir, entienden que desde el próximo 26 de abril el Gobierno permita a los más pequeños salir a la calle pero con restricciones, con un control que garantice un final próximo para la pandemia, pero en la calle. 
El presidente del Colegio de Médicos de Valladolid, José Luis Almudí, afirma que es conveniente que los menores salgan a la calle para jugar siempre y cuando se haga de una forma controlada. «Es una decisión muy complicada, ya que algunos niños pueden tener un cuatro asintomático de la enfermedad y transmitirla a otras personas cuando bajen al parque o a la calle».
El presidente de los médicos vallisoletanos indicó que se deben respetar a rajatabla las medidas de seguridad como la distancia entre los niños y limitando el tiempo de permanencia en la calle. 
Una opinión que también mantiene el psicólogo infantil y orientador escolar Jesús Niño, quien se muestra convencido de la necesidad de que los pequeños salgan a la calle. «Deberían haber salido ya». Destaca las ventajas que tiene para ellos el hecho de estar en la calle. «Simplemente las vitaminas del sol, mejoran en la calidad del sueño, comen mejor y también es aconsejable para su aprendizaje». 
Niño aseguró que una hora es tiempo suficiente para que los menores estén en la calle, aunque indicó que siempre habrá que tener en cuenta las condiciones sanitarias para frenar la pandemia. «Cada niño es diferente, y también depende de las condiciones de la vivienda donde resida por su tamaño y espacio. Pero en términos generales es muy bueno para ellos salir a la calle. ¿Si los perros salen, por qué no lo van a hacer los niños?».
los profesores, también. La presidenta del sindicato de profesores Anpe, Pilar Gredilla, también se mostró partidaria de que los escolares salgan a la calle, ya que representa un beneficio. «Son ya cinco semanas metidos en casa y creo que la calle puede venir bien ya». Eso sí, Gredilla se mostró especialmente cauta a la hora de señalar que se deben respetar las normas que se impongan. «Lo que prima sobre todo es la seguridad». La profesora destacó que en el caso de que el confinamiento se prolongue en el tiempo, los alumnos menos aventajados «acabarán notándolo». 
Roberto Rodríguez es el padre de dos niñas gemelas de cuatro años que llevan sin salir de casa durante el último mes. Cree que el Gobierno ha hecho bien en dejar salir a la calle a sus hijas, pero al mismo tiempo teme que el fin del confinamiento lleve a un cierto libertinaje por parte de los padres y que sirva como excusa para pasar un tiempo innecesario en la calle y que los niños se junten con una posible propagación de los contagios.