Álvarez: "Los incidentes del domingo no son justificables"

D.V.
-
Asistentes a un acto republicano increpan a unos cofrades - Foto: @VCofrade

El subdelegado del Gobierno en Valladolid atribuye al retraso de la procesión del Domingo de Ramos un altercado que califica como "leve". Las cofradías también restan importancia al suceso y lo achacan a la falta de información

El subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez Villazán, ha atribuido al retraso de la procesión el encuentro que se produjo con un acto organizado por el Ateneo Republicano que condujo a unos incidentes "leves" que ha lamentado y que considera que "no son comprensibles ni justificables". Álvarez Villazán, en declaraciones a Europa Press, se ha referido así a algunos insultos que se produjeron por parte de participantes en un acto del Ateneo Republicano hacia los cofrades que pasaban en procesión por la plaza de la Libertad.

En este espacio se desarrollaba un acto de conmemoración de la República que el Ateneo organiza habitualmente por estas fechas y que había solicitado para su celebración a las 12.00 horas. Sin embargo, ante la coincidencia con la procesión, la Subdelegación propuso un cambio de lugar, que fue rechazado, por lo que se decidió posponer la hora. Así, en función de la previsión de horarios con la que trabajaba inicialmente la Policía Municipal, se propuso las 14.00 horas, "una hora más de margen" con respecto a lo previsto para el fin de la procesión, que tendría que haber pasado ya, "y con mucho tiempo", aunque se retrasó más de lo que se había pensado.

Álvarez Villazán considera que la autorización para la celebración del acto del Ateneo con dos horas de retraso sobre lo solicitado era "razonable", ya que no se preveía que coincidieran ambos actos. El subdelegado del Gobierno ha calificado de "lamentables" estos incidentes que considera "leves", que "no son comprensibles ni justificables" y que ha condenado "rotundamente" porque cada cual puede circular libremente y este tipo de actitudes atentan contra la libertad de manifestación de cualquiera.

INCIDENTES LEVES

Emilio Álvarez ha explicado que hasta el lugar acudió la policía, pero al llegar estaba todo solucionado y ha aclarado que fueron unos incidentes que no han sido de gravedad y en los que ha aclarado que no hubo ningún tipo de lesión ni forcejeo, al menos que se tenga conocimiento y, si es así, ha señalado que esperarán a la denuncia para ver las circunstancias.

El subdelegado ha insistido en condenar unos actos que no tienen "sentido" al margen del contenido simbólico que tiene además para la gente que participa en esta procesión, con mucha "carga emotiva". Aún así, ha pedido no "sacar de quicio" lo que ha ocurrido porque, a falta de cualquier otro dato que pueda decir lo contrario, han sido unos incidentes de carácter leve y ha hecho un llamamiento al "civismo", a la tranquilidad y al respeto en una semana "llena" de manifestaciones populares de este tipo.

Por lo que se refiere a la presencia en el lugar de los hechos del número 18 en la lista del PSOE al Ayuntamiento de Valladolid, exjefe de Gabinete de Alcaldía y trabajador del Consistorio, José Ignacio Herrán, el subdelegado ha criticado que se trate de responsabilizar a un partido político por que uno de sus afiliados esté allí, en un acto a título particular, sin que además se tenga prueba alguna de que profiriera insulto alguno. Además, ha incidido en que no tiene cargo orgánico, trabaja en el Ayuntamiento, y ha insistido en que no ha participado en los insultos. Aunque así hubiera sido, ha agregado Álvarez, cree que no se podría hacer "extensiva" al PSOE la responsabilidad, algo que es "totalmente inconcebible" y, al igual que considera son "intolerables" e "injustificables" los insultos, también lo es responsabilizar a un partido porque uno de sus militantes esté allí durante los hechos.

FALTA DE INFORMACIÓN

Por su parte, el hermano mayor de la Real y Venerable Cofradía de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo de Valladolid, Eduardo Sánchez, achacó hoy a la falta de información el suceso con “algunas” personas durante una procesión este Domingo de Ramos en el que se cruzaron con participantes de un acto para recordar a la República en la Bajada de la Libertad, según la información de Onda Cero recogida por Ical. “Hubo determinados empujones de algunas personas que se cruzaron en mitad de la banda, que en ese momento estaba interpretando una marcha. Cuando tocas un instrumento y alguien te empuja, pues la presión que ejerces sobre tu labio se ve afectado”, señaló Sánchez, quien citó un labio cortado y un empaste saltado. En todo caso, reiteró que a pesar de que ambos actos contaban con la autorización correspondiente para su celebración, “nadie” les había informado de que podían encontrarse en la calle, “si no, obviamente, se hubiese evitado pasar por ahí; no interrumpirlas en ningún momento”.