Tudanca invita al PP a facilitar la investidura de Sánchez

S. González
-

Partido Popular y Junta acusan al líder socialista de «deslealtad» ante su «silencio» por el bloqueo de la financiación y exigen al Ejecutivo la actualización de los fondos

Luis Tudanca (d), junto a la ministra Reyes Maroto y otros dirigentes socialistas ayer en La Granja (Segovia). - Foto: Nacho Valverde (Ical)

La primera batalla entre la Junta y el Gobierno central por no haber recibido la actualización de las entregas a cuenta y la liquidación del IVA pendiente de 2017 amenaza con agrietar el consenso trenzado en Castilla y León en torno a las necesidades de un nuevo modelo de financiación autonómica. De momento, PP y PSOE se han enzarzado en un cruce de acusaciones en el que los populares acusan de «deslealtad» al líder socialista, Luis Tudanca, por «guardar silencio», mientras éste les invita a facilitar la investidura de Pedro Sánchez para poder desbloquear la actualización de la financiación.
Tras la carta enviada el pasado lunes por el presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, al presidente del Gobierno para exigirle 440 millones de las entregas a cuenta y del IVA, el secretario autonómico del PSOE, Luis Tudanca, le invitó a instar al PP nacional a votar a favor o abstenerse para facilitar la investidura de Sánchez, para que haya un Ejecutivo «en plenas facultades, no en funciones» y que «tendrá ya posibilidades de pagar las entregas a cuenta a las comunidades autónomas».
A juicio de Tudanca, con esta iniciativa Mañueco «se une a la batalla de la Generalitat de Cataluña», que ayer anunció una demanda judicial por este motivo, y se alía «con aquellos que en Madrid, como en Castilla y León, quieren perdonar los impuestos a los que más tienen y con la otra mano pedir más financiación al Gobierno para tapar esos agujeros en las cuentas públicas». «Unos agujeros que deterioran la sanidad, educación y dependencia. Hay que ser corresponsables fiscalmente», incidió.
No obstante, el líder socialista aseguró que será «leal» con el acuerdo firmado por todos los partidos políticos al inicio de la pasada legislatura para reivindicar un nuevo modelo de financiación.
Igualmente, Tudanca criticó que el PP solicite un pleno extraordinario en el Senado para abordar la reforma de la financiación autonómica, «cuando saben que es imposible con un Gobierno en funciones», según informa Ical.
Precisamente, el portavoz popular en el Senado y senador autonómico por la Comunidad, Javier Maroto, considera que si no se resuelve el bloqueo de la financiación «estamos ante una amenaza de recortes sociales millonaria». Maroto explicó que «aquellas comunidades que no han aprobado sus presupuestos no pueden habilitar partidas adicionales derivadas de esos pagos a cuenta, que hoy están en el limbo por lo que no pueden dotar a esos servicios sociales de recursos económicos».
Defensa de la carta.

Por su parte, el consejero de la Presidencia, Ángel Ibañez, defendió ayer la carta enviada por Mañueco como «lo más razonable» en el marco de la lealtad y exigencia con el Gobierno central.
Ibañez confió en una respuesta, a pesar de ser consciente que se está en «un momento estratégico» ante la falta de menos de un mes para formar Gobierno o convocar unas nuevas elecciones, e insistió en que el envío de la misiva es lo «más razonable» ante otras alternativas como la vía judicial iniciada por la Generalitat de Cataluña.
Asimismo, el secretario autonómico del PP, Francisco Vázquez, defendió la actuación de la Junta de Castilla y León en defensa de los intereses de los ciudadanos y fue especialmente duro con la actuación del líder de la oposición, el socialista Luis Tudanca, a quien acusó de ser «cómplice de la inacción del Gobierno de Sánchez».
El dirigente popular arremetió contra la «deslealtad» con la Comunidad de Tudanca por «guardar silencio» ante la necesidad de financiación de los servicios sociales. «Es un líder sumiso con Ferraz y corresponsable de la dejadez de Pedro Sánchez», afirmó.
Vázquez exigió al Gobierno socialista que asuma sus «responsabilidades» y consideró «inaceptable» que el Ejecutivo de Pedro Sánchez no haya actualizado las entregas a cuenta de este año ni la liquidación del IVA, porque «no se puede poner en riesgo la prestación de servicios públicos en las comunidades autónomas».