Empresarios y vecinos piden a los partidos el soterramiento

M.Rodríguez
-
Empresarios y vecinos piden a los partidos el soterramiento - Foto: Jonatan Tajes

Las Federaciones de vecinos, los comerciantes y la Cámara de Comercio mantienen la idea de soterrar las vías, mientras las CVE aceptaría su depresión. CCOO y Ecologistas en Acción prefieren la integración

La precampaña de las municipales se convierte en una oportunidad de oro para que los colectivos sociales, económicos o vecinales puedan hacer llegar sus peticiones a los partidos políticos para su inclusión en los programas electorales. El Día de Valladolid ha contactado con los más representativos para conocer estas demandas, que tienen un punto en común: el debate sobre el soterramiento y sus alternativas.
La integración de las vías y la eliminación de la barrera ferroviaria volverá a protagonizar la campaña. Este proyecto, que se remonta casi tres décadas, sigue siendo una reclamación de las dos federaciones de vecinales (Antonio Machado y Conde Ansúrez), de las de comerciantes (Avadeco y Fecosva), de la Cámara de Comercio o de la Confederación Vallisoletana de Empresarios (CVE), que se muestra dispuesta a estudiar alternativas como la depresión de las vías. Por contra, CCOOy UGT o Ecologistas en Acción consideran que hay que ser «realistas» y apoyan la integración con pasos subterráneos y pasarelas.
FERROCARRIL. En el documento ‘PropuestasCVE para un Valladolid próspero’, que ya se ha presentado a los partidos políticos, se detalla que «el ferrocarril se mantiene como parte del desarrollo estructural de la ciudad, lo que en ocasiones lo convierte en motivo de discusión, que bien resuelto, podría ser una oportunidad para el desarrollo económico». Así, proponen abordar el soterramiento «estudiando la opción de la depresión de las vías». Una opción que consideran «no conformista, sostenible y de futuro», que mantendría la estación. Esto permitiría, después, «en fases, ir cubriendo poco a poco el recorrido». Una solución que consideran «intermedia» entre la que consideran «ideal», que es el Plan Rogers, y el modelo de integración, que aseguran que «a tan pocos vallisoletanos gusta».
El soterramiento también protagoniza las propuestas que la Cámara de Comercio ha presentado a los candidatos. En el capítulo dedicado a las infraestructuras se asegura que el soterramiento es la «apuesta definitiva para eliminar la barrera». 
Una posición que también comparte la asociación de comerciantes Avadeco, que también ha presentado un documento con 25 propuestas, donde se priorizan la necesidad de abordar un «soterramiento moderado y ajustado» a la nueva realidad del ferrocarril. También apuestan por el desarrollo de los terrenos liberados, «como gran apuesta de la ciudad». Un planteamiento que también se defiende desde Fecosva.
El consenso sobre la opción del soterramiento frente a la integración también se da en las dos federaciones vecinales, aunque con matices importante. Desde la Federación Antonio Machado son conscientes  de que «estará en el debate electoral», pero recalcan que «no debería ser el tema central después de 20 años mareando la perdiz», según explica su presidenta, Margarita García. Eso sí, pide que «no se abandone» la idea del gran túnel para «eliminar definitivamente la barrera», pero a la vez apunta que ya que existe un convenio entre Fomento, la Junta y el Ayuntamiento para las obras de integración, se realizará un seguimiento de las actuaciones que contempla en torno a las vías. Por su parte, desde la Federación Conde Ansúrez se reclama como «única» solución la de soterrar y se consideran que la integración son «más túneles».
A favor del proyecto de la integración se sitúa CCOO, que defiende que apuesta por esta opción frente al soterramiento porque «hay que aterrizar en la realidad». En una línea parecida se manifiestan desde UGT, que alerta de que no se puede seguir alimentando las esperanzas de los vecinos. «Hace falta un discurso serio y realista porque las arcas municipales dan para lo que dan. No se puede engañar a la gente», como defiende su secretaria provincial, Nuria González. En esta línea también se sitúa Ecologistas en Acción que considera que soterrar debería ser «siempre la última de las opciones», al ser la «peor» solución por su enorme coste económico, la naturaleza «especulativa» de su plan de financiación y los problemas ambientales y de ecología urbana e, incluso, ahora posiblemente inviable en lo financiero.
OTRAS PETICIONES. Muchas de las propuestas de estos colectivos se integrarán en los programas electorales. Así, la Federación de Vecinos Antonio Machado presentó esta misma semana su Carta Ciudadana, que incluye 93 ideas, y se basa en el principio de la participación ciudadana «económica, cultural y social de la ciudadanía». Conlleva planteamientos generales orientados a la actitud del futuro equipo de Gobierno hacia los ciudadanos, con aspectos como someter a debate los programas de gestión municipal o abogar por el consenso en la gestión y la realización de un seguimiento de las propuestas. Las ideas se agrupan en objetivos estratégicos, infraestructuras, movilidad, urbanismo y vivienda, acción social y servicios sociales, sostenibilidad; educación, cultura y deporte y participación.
El decálogo de peticiones de la Cámara de Comercio, por su parte, se basa en la premisa de que la campaña debe de servir para «iniciar un diálogo social, económico e institucional para converger en los temas que más preocupan a las empresas», según explica su presidente Víctor Caramanzana. En este decálogo que se ha hecho llegar a todos los partidos políticos destacan las propuestas para la creación de empleo, que se entiende que sigue siendo la principal preocupación de los ciudadanos y «también de los empresarios».  En este sentido, se apunta que el objetivo debe ser el alcanzar las tasas de desempleo anteriores a la crisis económica iniciada en 2007. 
También se pide  una estrategia única y común entre administraciones, instituciones y diferentes organizaciones sociales y económicas para afrontar el reto de la despoblación. «La fuga de habitantes es un problema que ha dejado hace tiempo de afectar exclusivamente a municipios pequeños para convertirse también en un problema para las ciudades como Valladolid», explica su presidenta, Ángela de Miguel
En el caso de las propuestas de la CVE, como representante de los empresarios de Valladolid, se plantea como objetivo principal que tanto la provincia como la capital  sean «atractivas para la inversión exterior y para vivir». La patronal pide a las administraciones que generen «políticas facilitadoras» en materia fiscal y laboral al tiempo que eviten trabas administrativas para alcanzar un desarrollo económico «adecuado». En este sentido, se apuna la necesidad de facilitar una «diversificación» de la industria para no «depender» tanto de la de la automoción y se pide apostar por la industria 4.0. y la digitalización, dirigida a potenciar la industria agroalimentaria.
Los empresarios también plantean un modelo de ciudad que pase por tener una PGOU «integrador y regenerador». En este punto, apuestan por ubicar el Parque Agroalimentario en el entorno de Centrolid, además de regenerar las zonas industriales y la construcción de polígonos especializados y el desarrollo de la Agenda Digital en la capital. En cuanto a las políticas medioambientales y de sostenibilidad, proponen que estén dirigidas a «evitar la dificultad de acceso» al centro de la ciudad y a imponer limitaciones de velocidad», concreta su presidente Alejandro Pellitero.
 Por su parte, Avadeco también tiene un documento con 25 propuestas para que los partidos conozcan las necesidades de los comerciantes. Entre estas, destaca la mejora de la accesibilidad, movilidad y el aparcamiento en las zonas comerciales, y en general de la ciudad en un entorno de ciudad inteligente. Logística inteligente en el reparto de mercancías,...También reclaman una política activa de desarrollo comercial,  con recuperación de locales desocupados  y de las zonas comerciales más deterioradas. En esta misma línea, Avadeco considera indispensable que se afronte la rehabilitación de viviendas que permita recuperar y rejuvenecer la población del casco histórico y recuperación de edificios vacíos en  el centro, dándoles un uso que dinamice las actividades de proximidad. Además, plantean que se ponga en marcha un plan de mejora y formación en la gestión comercial,  con el desarrollo de nuevas capacidades y competencias, para un sector fundamental en la economía local. Gestionar mejor el conocimiento y el trabajo de nuestros comerciantes y vendedores.
Por su parte, desde el sindicato CCOO se considera fundamental seguir con los acuerdos de Diálogo Social, que conllevan «concertación y democracia participativa», según detalla su secretario provincial, Gonzalo Franco. En el apartado de democracia participativa, Franco considera que el Ayuntamiento tiene que contribuir a que aquellos colectivos con dificultades de empleabilidad accedan al empleo. «Se ha hecho un esfuerzo presupuestario en 2019 pero hay que profundizar en esa línea. De hecho este año y el próximo habrá un programa reforzado para jóvenes», explica. En este línea, reclama que en el apartado de política social se siga continuando con las ayudas de emergencia, un programa que considera que ha funcionado bien, y la ayuda a domicilio, el otro pilar de esta política. «Con un envejecimiento importante de la población se está haciendo un esfuerzo económico importante y se subió en 2,5 millones la partida».
El sindicato también considera prioritarias que en las propuestas de movilidad se priorice el corredor ferroviario Medina-Valladolid-Palencia, una reclamación ya histórica. «Sería muy importante que este corredor estuviera en coordinación con el resto del transporte público, con una tarjeta para Valladolid y su alfoz y una política tarifaria atractiva», detalla. Además, CC.OO también propone una red exprés de ferrocarril que una Valladolid con el resto de las capitales con trenes cada dos horas. Unas opciones que recuerdan se pueden plantear porque la «integración lo permite».
Por su parte, las propuestas UGT tiene como eje fundamental «las personas, con mayúsculas», defiende Nuria González. El sindicato quiere que la capital sea un espacio de «igualdad de oportunidades», sin discriminaciones por género. Para ello considera fundamental la puesta en marcha de políticas para la creación de empleo estable y de calidad; la consolidación de los servicios sociales, con el mantenimiento de las ayudas de emergencia y la ayuda a domicilio, además de políticas para facilitar el acceso a una vivienda digna y adecuada.  «Todo esto dentro del marco del Diálogo Social», apunta. 
Por su parte, desde Ecologistas en Acción se plantea a los partidos políticos un modelo de ciudad en que se consuma «la mínima cantidad de recursos». Para esto piden cambios en la movilidad, con la parte central de la ciudad definida como zona de bajas emisiones, sin  tráfico privado. Además piden reducir las plazas de aparcamiento en esa zona y potenciar el transporte público. Otro paquete de medidas se centra en que en la revisión del PGOU se rebaje la reserva del suelo para nuevas viviendas y se pide la remunicipalización del centro de residuos.