Denuncian nuevos casos de envenenamiento de milanos reales

ICAL
-
Denuncian nuevos casos de envenenamiento de milanos reales

Esta ave rapaz ha sufrido un descenso de más del 50% de individuos en España en una década

La Asociación para la Conservación y Estudio de la Naturaleza de Valladolid (Acenva) y WWF denunciaron nuevos casos de envenenamiento de milanos reales en Valladolid, una de las especies más afectadas por el uso ilegal de cebos, según un comunicado. Decenas de voluntarios visitan regularmente dormideros de milano real, en peligro de extinción y gravemente amenazada por el uso ilegal de veneno. Durante los meses de marzo y abril observan estas zonas de reposo para las aves, situados en diferentes áreas de la provincia, para detectar posibles casos de envenenamiento.

Recientemente se han hallado los cadáveres de dos milanos reales en dos municipios distintos de la comarca de Tierra de Campos. Ahora, a la espera de los informes periciales para conocer la causa de muerte, todos los indicios apuntan a envenenamientos, según estas organizaciones, que han solicitado también que se refuercen las tareas de vigilancia por parte de los agentes medioambientales en el entorno de estos lugares.

El uso ilegal de cebos envenenados es una de las amenazas más graves para la biodiversidad en toda Europa y, en especial, en España, que alberga entre el 80 y el 90 por ciento de las especies de rapaces y otras aves carroñeras del viejo continente. Los casos de envenenamiento de milanos reales, recopilados por WWF y SEO/BirdLife entre 1992-2017, mostraban el hallazgo de 1.479 ejemplares. Sin embargo, se calcula que solo se encuentra un 10 por ciento del total de individuos muertos por esta causa.

El milano real se encuentra catalogado en peligro de extinción en España y “prácticamente ha desaparecido como reproductor en Valladolid”, aunque todavía conserva una población relevante en invernada. Los ejemplares invernantes censados han disminuido de 4.500 a unos 1.900 en poco más de dos décadas solo en ña provincia, siempre según las mismas fuentes.

La situación es igual de alarmante en el resto del país, donde la especie ha sufrido un descenso de más del 50 por ciento de individuos en diez años, tanto de milanos invernantes como reproductores, hecho que se atribuye principalmente a los envenenamientos. “Los cebos envenenados, una vez puestos en el campo, pueden afectar a cualquier especie, protegida o no, al ser un método masivo e indiscriminado de eliminación de fauna y con riesgo para las personas”, señaló el comunicado.

El uso de cebos envenenados es un delito y una infracción administrativa “muy grave”, que puede acarrear importantes sanciones.

Las organizaciones recordaron también cuál debe ser el protocolo a seguir en caso de encontrar fauna protegida herida o muerta. Primero, se recomienda no tocar nada e, inmediatamente, avisar al 1-1-2 para que los agentes medioambientales o el Seprona de la Guardia Civil puedan recoger a los animales.