Rueda defiende a los técnicos por las etiquetas falsas

ICAL
-

La semana pasada se detuvo a la propietaria de una bodega que supuestamente comercializaba vino de 2018 con etiquetas del año anterior

Detenida una bodeguera por falsificar etiquetas de Rueda

La Denominación de Origen Rueda defendió hoy el trabajo de control que desarrollan los servicios técnicos del Consejo Regulador y que permitieron la detección de una presunta falsificación de contraetiquetas en la entidad cometida por la propietaria de una bodega en Rueda.

Según informó la DO a través de un comunicado, estos servicios técnicos “velan” por la seguridad de los vinos de la entidad, así como por la garantía del origen y su calidad. Desde la DO se reconoció haber detectado una presunta falsificación de contraetiquetas, algo que se trasladó a la autoridad competente para su investigación.

Los hechos tuvieron lugar la semana pasada cuando la Guardia Civil de Valladolid detuvo a la propietaria de una bodega de la DO Rueda, una mujer de 53 años, por un delito de falsificación de contraetiquetas expedidas por el Consejo Regulador, al comercializar vino de 2018 con etiquetas del año anterior. La mujer fue puesta en libertad con cargos.

La Guardia Civil se ha incautado de más de 140 cajas de botellas de vino de la bodega de la Denominación de Origen Rueda que presuntamente falsificó contraetiquetas, por lo que se detuvo a su propietaria, y ahora se investiga si este producto ha llegado al extranjero después de haberse detectado, además de en Castilla y León, en las comunidades de Asturias y Cantabria. 
La operación, denominada 'Fictor', ha supuesto la detención de M.J.D.H., de 53 años, vecina de Rueda, por un supuesto delito de falsificación de certificados -penado con entre uno y cuatro años de prisión- y otro contra la propiedad industrial -que podría conllevar una pena similar-. Además, se ha solicitado una analítica del caldo para analizar su calidad y condiciones, aunque se considera "poco probable" que pudiera ser perjudicial para la salud. 
Los detalles de la operación los han presentado este lunes el subdelegado del Gobierno en Valladolid, Emilio Álvarez; el teniente coronel de la Comandancia de la Guardia Civil de Valladolid, Javier Peña; y el director de la Denominación de Origen Rueda, Santiago Mora. 
Peña ha explicado que la investigación arrancó con la denuncia interpuesta con fecha 18 de julio de 2019 por el Consejo Regulador de la Denominación de Origen Rueda en la que se pone en conocimiento supuestas irregularidades en el contra etiquetado de ciertas botellas de una bodega perteneciente a la Denominación. 
Consistía en el contraetiquetado del vino elaborado en el 2018 con numeraciones correspondientes a vino cosechado el año 2017, infracción regulada por la Denominación, pero que motivó la investigación de la Guardia Civil, por medio del Equipo ROCA de Medina del Campo, en colaboración con los inspectores del propio organismo regulador. 
Así, se procedió a inspección a la bodega, donde se observaron posibles irregularidades en un lote de 86 cajas, tanto en la numeración del contraetiquetado como en una posible falsificación de las etiquetas por lo se procedió a la inmovilización de las mismas, aunque Javier Peña ha aclarado que no todas las botellas presentaban irregularidades, sino que estaban intercaladas. 
Una vez detectadas estas irregularidades, se ha llevado a cabo un minucioso estudio tanto de la producción como de la comercialización de las marcas que elabora la bodega investigada, con el fin de localizar aquellas botellas cuya contraetiqueta tenga visos de estar falsificada atendiendo a las directrices que marca Rueda.