El 'veranillo' de San Miguel...y San Eduardo

A.G. Mozo
-

El calor de octubre da ya sus últimos coletazos. Ha estado dos grados por encima de la media, con máximas muy similares a las del arranque de junio, pero que no han logrado batir récord

El ‘veranillo’ de San Miguel...y San Eduardo - Foto: Jonathan Tajes

El tradicional veranillo de San Miguel (29 de septiembre) se ha alargado tanto este otoño que se va a plantar en San Eduardo (es el 13 de octubre) con temperaturas que, más de un día, han acabado siendo más propias de agosto que de un arranque de octubre que ha salido algo más caluroso de lo normal, llegando incluso a rozar el récord. El pico de calor continúa en los 31,3 del 5 de octubre de 2017 y, sin ir más lejos, el pasado martes se llegó a 28,9 grados.
En el caso del Valladolid de este siglo, la media de las temperaturas máximas sale a 23,3 grados en los diez días de arranque de octubre, que viene a ser de dos menos de lo contabilizado durante este mismo periodo de 2019: 24,9 grados.
más de 20 todos los días. Una cifra que es la cuarta más elevada desde 2000, superada por los 25,1 grados de 2004, los 25,2 de 2011 y los 27,7 de 2017, un año en el que, como ha ocurrido en este, todos los días (del arranque de octubre) se superaban los 20 grados. Esta es una circunstancia que, pese a lo que pueda parecer, no es habitual por estos lares, puesto que (en este siglo) solo se ha repetido en 2012 y 2009.
Además, el simple análisis de los datos de estos días de octubre en la provincia ya apuntan hacia el temido cambio climático. Así, en la primera década hubo cinco años con una media de máximas por debajo de los 20 grados, algo que ya no ha ocurrido nunca a lo largo de esta segunda década del siglo XXI, en la que, por el contrario, se han dado ya cinco octubres con máximas medias por encima de 24.
El de 2019 ha sido solo el último ejemplo. En este tórrido ‘veranillo’ de San Miguel que se ha extendido por ahora durante dos semanas, el mercurio se ha movido entre los 22,1 grados del miércoles y los casi 29 grados del martes y de los dos últimos días de septiembre, que fue cuando se inició este ascenso de las temperaturas que aún persiste.
Esa media de 24,9 grados para el arranque de octubre resulta que es casi idéntica a la de los primeros diez días de junio: 25,7.
Un otoño mucho más realista se espera ya a partir de la próxima semana, con una progresiva caída de las máximas y con la llegada de las primeras lluvias del mes.