El nuevo PGOU sube el tono de la campaña electoral

M.Rodríguez
-
El nuevo PGOU sube el tono de la campaña electoral

El Ayuntamiento aprueba seis días antes de las elecciones el nuevo PGOU que apuesta por la "ciudad compacta" y la integración ferroviaria, con duros reproches de la oposición y un debate marcado por los comicios municipales

La campaña electoral se coló en último Pleno municipal de este mandato, a falta de uno 'escoba' para aprobar las últimas actas. El punto único, además, no era baladí porque se centraba en la aprobación del nuevo Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), el que marcará el desarrollo de la ciudad durante los próximos años. Una propuesta que no fue bien recibida por la oposición, que se levantó en armas porque el Ayuntamiento apruebe el planeamiento "seis días antes" de las elecciones municipales. De hecho esto condicionó casi más el debate que los propios cambios del planeamiento urbano. 

El portavoz del PSOE, Pedro Herrero, reprochó al PP que hubiera tratado de boicotear la celebración de este Pleno, primero anunciando que recurriría la celebración a la Junta Electoral, aunque luego se descartó, y luego con un escrito de la candidata 'popular' a la Alcaldia. Herrero subió el tono del debate recordando que el PP aprobó en 2003 otra revisión del PGOU a las puertas de otras elecciones, que luego "acabó en los tribunales", y les recordó los temas urbanísticos "de su etapa" que habían acabado en los tribunales.

Una intervención que calentó los ánimos en las filas del PP, que reprocharon al alcalde que permitiera al portavoz socialista un discurso "electoralista". "Me avergüenzo de pertenecer a un Pleno que tiene un presidente tan sectario como Puente". Y acusó al equipo de Gobierno de " picaresca electoral y falta de ética" por aprobar el plan a seis días de las elecciones. "Dan por pérdidas las elecciones???", aseguraba el portavoz del PP, José Antonio Martínez Bermejo. El 'popular' aseguró que el documento "está incompleto" y advirtió de que faltan órganos importantes por pronunciarse sobre una plan que advirtió  que "congelará y ruralizará" Valladolid. "No estamos en contra de reducir el crecimiento de la ciudad, pero no se puede frenar su crecimiento, su política industrial y cerrarla a los ciudadanos que vienen de fuera".

La portavoz de Ciudadanos, Pilar Vicente, también criticó la "premura" en la aprobación del planteamientos y centró sus críticas en el concejal de Urbanismo, Manuel Saravia, del que dijo que era "malo con los plazos", algo que dijo "tiene poca gracia" por los efectos "negativos" para la ciudad. También le reprochó que la tramitación del nuevo PGOU "no ha sido participativa como vendían".

El concejal de Urbanismo defendió la oportunidad de aprobar el planeamiento de la ciudad y rechazó las críticas por el "oportunismo electoral", aunque se desmarcó del tono bronco del debate entre los portavoces del PP y PSOE, al igual que la portavoz de Sí Se Puede, Charo Chávez, que apoyó la aprobación de la revisión porque "sirve para la construcción de una ciudad para el siglo XXI". Saravia aprovechó  su última intervención para hacer un repaso por la ciudad del futuro que "propiciará" el nuevo ordenamiento urbanístico.

El Pleno Extraordinario aprobó la revisión del PGOU con los votos de PSOE, VTLP y SÍ VA y en contra del PP, Ciudadanos y el concejal no adscrito.