Suma y sigue en Urbieta

D.V.
-
Suma y sigue en Urbieta - Foto: JCR

El VRAC Quesos Entrepinares se mostró muy serio durante los 80 minutos y consiguió una importante victoria de cinco puntos (21-42)

Buena versión del VRAC Quesos Entrepinares en Urbieta, campo atragantable donde el equipo de Diego Merino apenas dio opciones al Bizkaia Gernika, que encajó su derrota más abultada en casa en lo que va de temporada.

El Quesos salió sin titubear y acabó de la misma manera, mostrando un gran nivel y dominando todas las facetas del juego. Con los cinco puntos logrados, el Entrepinares se va a los 29 puntos antes del parón de dos semanas hasta que llegue a Pepe Rojo el Sanitas Alcobendas, que lo hará líder de la División de Honor tras ganar en Las Terrazas al Hernani este domingo. El Quesos, además, confirma su buen momento de forma al acumular seis victorias consecutivas, manteniendo la mejor racha entre los 12 equipos que conforman la categoría.

El inicio del encuentro dejó el debut del argentino Mauro Genco, que rindió, como el resto de sus compañeros, a un gran nivel. El partido comenzó con una serie de castigos a favor que el VRAC no estaba dispuesto a desaprovechar y ante la ausencia de Gareth Griffiths fue Álvaro Ferrández el que asumió la responsabilidad pateadora. El canterano pasó el oval entre palos en el minuto 5 (0-3), en el minuto 9 (0-6) y en el minuto 14 con un drop que sirvió para marcar territorio y ampliar la ventaja a más de un ensayo transformado (0-9). Pero el Quesos vio que tenía ante sí la oportunidad de lograr con más solvencia de la esperada los cinco puntos y se lanzó a por ellos. El primer paso lo dio Pedro de la Lastra con un ensayo por el flanco derecho que culminó una gran jugada colectiva. El partido se paró durante unos minutos por la lesión de Luis Canti, que tuvo que ser atendido al sufrir una conmoción. Pese a ello, se retiró por su propio pie entre los aplausos de Urbieta.

Cumplida la primera media hora de juego y tras un gran avance de Mauro, fue Nathan Paila el que posó el oval. Con la transformación de Álvaro Ferrández el marcador se disparó a un 0-21 que Gernika frenó de inmediato con un ensayo de Lander que pasó Frutos para el 7-21, resultado con el que se llegó al tiempo de descanso.

El VRAC tenía por delante 40 minutos para conseguir otros dos ensayos y a la vez asegurar la victoria. Muy superior en delantera, los vallisoletanos hacían mucho daño con melés dentro de veintidós. Desde ahí llegarían las marcas de Jose Basso y Gabri Vélez que garantizaban el punto extra. Con el 7-35, los locales se exigieron para intentar obtener sus cuatro marcas. Por medio de Palisa lograron el segundo y el tercero. Entre medias, Gavidi elevó a 42 el tanteo azulón. Los basurdes ambicionaron una última marca, pero el VRAC no hizo regalo alguno y acabó en campo contrario y con un valioso 21-42 que refuerza a todos los niveles a los de Diego Merino.