Una década en el nuevo Río Hortega

Ical
-
Una década en el nuevo Río Hortega

El centro hospitalario cumple diez años con un importante aumento de recursos asistenciales y personal. Sáez Aguado destaca la relación que mantiene con la Atención Primaria

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, puso este jueves al Hospital Universitario Río Hortega como «ejemplo» y «modelo» de un complejo en Castilla y León por la relación que mantiene el centro con la Atención Primaria. Reconoció que ha sido un hospital que ha tenido la «fortuna» de contar con infraestructuras ejemplares y se ha beneficiado de la renovación tecnológica, que han permitido prestar un servicio «fundamental», sin olvidar la profesionalidad de la plantilla. Pero subrayó que el Área de Salud Valladolid Oeste es un ejemplo de integración asistencial entre los profesionales y el «camino a seguir» en el conjunto de la sanidad pública de la Comunidad.
Sáez Aguado, quien acudió al acto de celebración del décimo aniversario del traslado del Hospital Universitario Río Hortega, incidió que el futuro de la sanidad pasa por la integración. No en vano, recordó que los pacientes que acuden a los centros de salud son los mismos que luego se atienden en los hospitales. Precisó que la única diferencia es que la Atención Primaria es una organización que atiende a los pacientes a lo largo de toda su vida y en los hospitales, en periodos concretos y ante la agudización de sus procesos. «Si el paciente es el mismo, la integración de los cuidados de la atención debe ser mayor. Pese a los avances alcanzados en el Río Hortega, hay que seguir trabajando en esta línea», significó.
El consejero reconoció que este jueves fue un «día importante» para la sanidad de Valladolid, con este décimo aniversario, desde su traslado del Edificio Rondilla. Un tiempo en el que el Río Hortega ha crecido como hospital en todos sus aspectos. Enumeró el incremento de los recursos al pasar de las 530 camas instaladas en la apertura a las 606 operativas en la actualidad -193 de ellas situadas en habitaciones de uso individual-. Igualmente, ha aumentado el número de quirófanos, de 10 a 17; así como el de paritorios, pasando de dos a seis. También se ha aumentado la cifra de puestos, tanto en el Servicio de Hemodiálisis -de 10 a 19-, como en el Hospital de Día -de 21 a 74-. Además, los locales disponibles para las consultas también han crecido y han pasado de 78 a 125. Sáez Aguado destacó que las estructuras también han crecido con el objetivo de prestar una atención menos hospitalaria y más ambulatoria.
Para mantener esta actividad, ha subido el número de profesionales del HURH a que, a juicio del consejero, es lo «más importante». Cuando abrió sus puertas, el nuevo edificio contaba con 2.335 trabajadores, frente a las 2.482 personas en plantilla en la actualidad. De los recursos humanos disponibles hoy, 1.750 son profesionales sanitarios, 721 no sanitarios y 11 ocupan puestos de gestión. En estos diez años las técnicas sanitarias y sus necesidades también han ido cambiando y, por ello, se han realizado las inversiones necesarias para garantizar que el equipamiento tecnológico disponible las cubre. En 2019, el Río Hortega tiene diez ecógrafos y dos mamógrafos más que el día de su inauguración -se ha pasado de 17 a 27 y de uno a tres respectivamente -, ha aumentado el número de resonancias nucleares magnéticas -de una a dos-, se ha adquirido un densitómetro óseo y se han incrementado los arcos radioquirúrgicos, que han pasado de tres a ocho.
Desde 2009, los profesionales del centro han atendido 1,5 millones urgencias y han realizado 238.806 procedimientos quirúrgicos; de los cuales 115.271 fueron programados, 20.675 se llevaron a cabo de manera urgente y 102.860 fueron realizados fuera de quirófano. En ese sentido, Sáez Aguado expuso que los ciudadanos de Valladolid y provincia han acudido de media 16 veces al hospital y 6 veces a las urgencias hospitalarias. También recordó que han pasado por este centro ciudadanos de otras provincias de la Comunidad y del resto de España.