La Diputación abre un museo «mágico»

R. Gris
-

El presidente de la institución, Jesús Julio Carnero, inaugura un nuevo centro turístico en el castillo tras una inversión de 2,2 millones. Realiza un amplio recorrido por todas las fortalezas de la provincia ?

La Diputación abre un museo «mágico»

Castillo de castillos. Sin parangón en todo el territorio nacional. El mejor proyecto turístico que se ha llevado a cabo por parte de la Diputación. Exposición destinada a ocupar un espacio en el ranking nacional e incluso internacional... Muchas fueron las alabanzas que este jueves recibió el castillo de Fuensaldaña como nuevo espacio museístico de la Diputación de Valladolid. Fue su propio presidente, Jesús Julio Carnero, el encargado de cortar la cinta inaugural junto con el presidente de la Junta, Juan Vicente Hererra. 
La inversión realizada por la institución provincial ha ascendido a casi 2,5 millones de euros y los trabajos se han prolongado por espacio de año y medio para dotar a la fortaleza de todo lo necesario para atraer al visitante y guiarle por cada una de las fortalezas existentes en la provincia. 
El castillo se abrirá este mismo fin de semana en tres jornadas de puertas abiertas y desde el lunes el precio será de cinco euros para las entradas individuales y cuatro para Amigos de la Provincia, grupos concertados, jubilados, estudiantes y familias numerosas. El horario será de 10.30 horas a 14.00 y de 16.00 a 18.00 de jueves a domingo.  
El visitante podrá conocer el antiguo hemiciclo de las Cortes de Castilla y León, que se ha mantenido intacto, aunque en la parte superior se ha colocado una gran pantalla donde se emite un vídeo explicativo sobre la vida y obra de los condes de Vivero, especialmente de Alfonso y su hijo Juan para que el espectador tenga una idea clara sobre la construcción del castillo. 
Desde ese momento, la muestra expositiva se centra en mostrar las características de todos los castillos. El presidente de la institución provincial indicó que su objetivo es convertirlo en un centro de referencia nacional e internacional para el estudio y la divulgación de las fortalezas. En este sentido, avanzó que de cara a futuras etapas se pueden exponer muestras sobre castillos españoles o incluso internacionales. 
El nuevo espacio se divide en cuatro áreas, que repasan desde los orígenes de los castillos medievales hasta las características propias de las fortalezas que se levantaron en la provincia, donde Fuensaldaña es un ejemplo claro. «Ahora pretendemos divulgar, especialmente entre los escolares y los más pequeños cómo se han construido los castillos», destacó Carnero, quien también incidió en que pretende que la biblioteca de la fortaleza también sirva como «un lugar de estudio» sobre esta edificaciones tanto a nivel provincial como nacional. También indicó que se pretende que todos los castillos trabajen en red de manera cotidiana. «Al fin vamos a tener una red de castillos sobre la historia de la Comunidad». 
El presidente quiso resaltar que el castillo también será una parte de la vida cotidiana y social de los vecinos de Fuensaldaña y destacó que estará abierto a la celebración de seminarios, talleres, entregas de premios o cualquier otro evento.   
Exposición. En la primera parte del recorrido por el castillo, los visitantes podrán ver la exposición Noches de Piedras y Lunas de Ángel Marcos, que hace un recorrido por todas las fortalezas de la provincia durante la noche en un juego de luces y sombras espectacular.
Maquetas, realidad virtual, vídeo y figurantes llevarán al visitante por un recorrido por toda la provincia de almenara en almenara y para conocer la historia de cada uno de ellos. La adecuación del castillo ha sido realizada bajo el proyecto del arquitecto de la propia institución provincial Roberto Valle. «Es el mejor proyecto de todos los que he hecho después de décadas de trabajo». Una de las dificultades que ha tenido que salvar es el objetivo de salvaguardar la visión de la Torre del Homenaje. Para ello, se han eliminado los forjados de las plantas primera y segunda, lo que permite apreciar desde el interior de la torre su altura. Se ha actuado en la segundo planta también y el resto se utilizará para usos administrativos.  
La encargada de mostrar los contenidos fue Eloísa Wattenberg, quien mostró uno a uno todos los elementos decorativos y divulgativos con los que cuenta el museo. El espacio se divide en cuatro bloques: el castillo medieval castellano, los sistemas de fortificación en el territorio, los castillos de la escuela de Valladolid y Fuensaldaña. 
En el primer de ellos, sobre el castillo medieval se organiza a su vez en cinco preguntas. Cuándo se construyeron los castillos, la tipología de las fortalezas, así como su enclavamiento. Para ello, se utilizan gráficas retroiluminadas, maquetas y proyecciones donde los visitantes podrán conocer sin esfuerzo la metodología de construcción y los tipos de castillos existentes. 
En el segundo ámbito expositivo se pone de manifiesto que los castillos formaron parte de una red o sistema de ocupación territorial, cuyos cambios fueron marcados por las guerras. En la zona del Duero los conflictos entre moros y cristianos, las luchas entre los reinos de León y de Castilla y entre los propios nobles dilucidaron la ubicación de las fortalezas. El visitante lo podrá ver a través de las maquetas de los castillos de Osma, Montealegre de Campos y Peñafiel. 
En el tercero de los ámbitos, se analizan los castillos de la escuela de Valladolid, que surgieron durante el reinado de Enrique IV. Se caracterizan por tener una planta cuadrada con lados regulares que rematan tres de sus lienzos en cubos cilíndricos y el cuarto en una imponente torre del homenaje, verdadera protagonista de estos castillos. Al final del reinado de Enrique IV apareció un segundo grupo de castillo de este tipo, construidos  por nombres de segunda fila. En este apartado se muestran nueve castillos que representan los ejemplos más significativos, así como los linajes a los que pertenecieron. 
Por último, el acuerdo ámbito expositivo está dedicado al propio castillo de Fuensaldaña, presentándolo en un contexto histórico de construcción. Repasa la historia del linaje de  los Vivero, la creación del señorío de Fuensaldaña, los avatares de la construcción y sus diversas fases, la probable autoría a cargo del arquitecto que diseñó otras fortalezas como Torrelobatón y Peñafiel. Hace un paréntesis en la torre del homenaje y su «interesante» sistema de ascenso, la zona palacial y la distribución de los espacios entre lo militar y lo doméstico, así como la decoración del edificio y la heráldica. Para ellos, se ha partido de un inventario de bienes de Alonso Pérez de Vivero y se muestra cómo era la vida privada y social dentro del castillo. 
El presidente de la Diputación se mostró especialmente satisfecho por el hecho de haber reabierto el castillo y manifestó que se están buscando fondos europeos para que la inversión de 2,2 millones de euros se puede recuperar o reinvertir en la fortaleza. 
Los visitantes también tendrán la oportunidad de visitar la parte más elevada del cuerpo del castillo, desde donde se observan unas vistas espectaculares tanto del pueblo de Fuensaldaña como de los campos que lo rodean.