scorecardresearch

Valladolid, tercera provincia donde más crece la exportación

D. V.
-

Las ventas al exterior llegaron entre enero y septiembre a casi 4.250 millones, por encima de los registros prepandemia

Tren dedicado al transporte de vehículos de Renault a su paso por Arca Real. - Foto: J. Tajes

El comercio internacional poco a poco va recuperando el pulso después de un año 2020 marcado por la pandemia y por el descenso de operaciones. Un impacto que quedó reflejado en la evolución de las importaciones y exportaciones desde Valladolid, que cayeron el año pasado un 24,9 y 17,8 por ciento, respectivamente. Pero lo cierto es que el presente ejercicio ha servido para recuperar el terreno perdido, pese a la incertidumbre que todavía condiciona el mercado. Al menos en lo que se refiere a las ventas al exterior. Entre enero y septiembre de este año se cerraron operaciones por valor de 4.288 millones, un 35,7 por ciento más que el año pasado y un once por ciento más que en 2019, último año sin pandemia. No ha sucedido lo mismo con las importaciones, que en los nueve primeros meses del año han bajado un 4,1 por ciento para situarse en los 3.597 millones, pero hay que tener en cuenta que es una bajada que se produce respecto al año pasado, un ejercicio en el que las importaciones ya cayeron un 25 por ciento por la pandemia.

Las perspectivas para el próximo año son buenas, pese a lo incierto del mercado, especialmente en un sector tan importante para Valladolid como el de la automoción. La Organización Mundial del Comercio (OMC) reconoció el pasado mes de octubre que la recuperación de la actividad económica a nivel mundial superó las expectativas en el primer semestre de este año, y pronosticó que el ejercicio cerrará con un aumento de la actividad comercial del 10,8 por ciento, al que continuará otro repunte del 4,7 por ciento en 2022.

Los datos del Instituto de Comercio Exterior (Icex), dependiente del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo, ponen de manifiesto el peso que tiene la automoción en Valladolid. De los 4.248 millones que representan el valor de todo lo exportado entre enero y septiembre, casi 3.433 corresponde a este sector. Es decir, un 80,8 por ciento. De este valor, 2.571 millones corresponden a venta de vehículos y casi 862 millones, a equipos, componentes y accesorios de la automoción. Aquí se engloban, por ejemplo, los motores que salen de la fábrica de Renault y el resto de piezas que se hacen en otras fábricas para otras marcas. Por ejemplo, asientos o revestimientos interiores. Cabe destaca que este año la exportación de vehículos ha aumentado más de un 70 por ciento, pese a las paradas de las fábricas por la falta de semiconductores. Y esto es así porque el año pasado, después de la declaración de la pandemia, los centros de producción estuvieron mucho más tiempo parados.

Después de la automoción, a mucha distancia, el segundo sector que más vende en otros países es el del vino. En los nueve primeros meses del año lo hizo por valor de 73 millones de euros, un 30,2 por ciento más que en el mismo periodo del año pasado. Por detrás está el sector químico (54,7 millones), las materias primas y semimanufacturas de plástico (46,2 millones), motocicletas y sus partes (45,1 millones), aves (32,3 millones), productos de fundición de aluminio (25,3 millones), huevos (23 millones) y semillas (22,8 millones).

En el capítulo de las importaciones también está la automoción en primer lugar, con casi 1.880 entre automóviles y componentes. A continuación está la maquinaria para la industria de bebidas y vinícola (233,8 millones), equipos para la manipulación de fluidos (166,5 millones), material eléctrico (141,8), maquinaria eléctrica (93,1 millones), materias primas y semimanufacturas de caucho natural (77,1 millones), equipos de telecomunicación (74,1 millones), materias primas y semimanufacturas de plástico (66,7 millones) e instrumentos de precisión y medida para uso científico o industrial (65,6 millones).

Los datos del Icex también demuestran que Valladolid es una de las provincias más dinámicas de España respecto a la recuperación de las exportaciones, que ha sido generalizada en todo el país, con un 22,1 por ciento más que el año pasado. El 37,5 por ciento de subida en la provincia es el tercer mejor dato nacional, solo superado por el 45,6 por ciento de Huelva y el 38,1 por ciento de Guadalajara. Pese a esta evolución, las ventas al exterior desde Valladolid solo representan el 1,8 por ciento de todas las españolas, y las de Castilla y León, un cinco por ciento. Cataluña es, con diferencia, la comunidad que más exporta, una cuarta parte del total, seguida de Madrid, con un 12,3 por ciento.

En cambio, Valladolid también está en el reducido grupo de provincias y ciudades autónomas en las que las importaciones disminuyen, frente a un aumento del 21,9 por ciento en España. Al -4,2 por ciento de la provincia se unen Ceuta (-7,8 por ciento), Lugo (-17,8 por ciento) y Melilla (-41,4 por ciento).

Respecto a los países de destino de las ventas de empresas vallisoletanas, Francia sigue estando a la cabeza, con 1.504 millones. En el segundo lugar aparece por primera vez Italia tras un espectacular incremento de las exportaciones del 236 por ciento entre enero y septiembre, para superar los 558 millones. Después están Bélgica (510 millones) y Portugal (246). Reino Unido, tras la consecución del Brexit, queda relegada a la quinta posición, con 182 millones, la mitad que hace dos años.

La provincia alcanza un saldo comercial positivo

La diferente tendencia entre exportaciones e importaciones ha hecho que, por primera vez en la última década, Valladolid presente un saldo comercial positivo. Bien es cierto que no lo hace porque aumenten sus ventas al exterior, sino porque han descendido las compras a otros países. Pero también es verdad que este dato viene a confirmar una tendencia que se inició en 2018, cuando la provincia registró un balance comercial (diferencia entre exportaciones e importaciones) negativo de 2.362 millones. En 2019 esa cifra se redujo a 1.918 millones; en 2020, a 1.056; y en los nueve primeros meses de este año la provincia tiene un balance positivo de 651 millones. Esto ha hecho que también la tasa de cobertura haya pasado a estar por encima del cien por cien al situarse en el 118,1 por ciento. Este indicador muestra qué porcentaje de las importaciones se pueden cubrir con las exportaciones. Hasta 2015 la provincia no pasaba del 70 por ciento.