VTLP estudia crear una moneda local para el comercio

D. V.
-
VTLP estudia crear una moneda local para el comercio

La iniciativa toma ejemplo del proyecto de Barcelona, con el que se establecería un beneficio económico para las personas que utilizaran esta forma de pago en los comercios de proximidad adheridos a una red promovida por el Ayuntamiento

La candidatura municipal de Valladolid Toma la Palabra apuesta en su programa electoral por un proyecto de economía local a pequeña escala, denominado 'Liliput' con especial atención al comercio de proximidad, con la idea de fomentar una red de calles con una estructura homogénea tanto en el centro como en arterias principales de los barrios de la ciudad. 
  Así lo han explicado el candidato a la Alcaldía, Manuel Saravia, y los número 2 y 7 de la lista, María Sánchez y Arturo Del Olmo, en una rueda de prensa en la que han presentado el proyecto 'Liliput', en el que aglutinan las propuestas de economía social, comercio de proximidad y política agroalimentaria. Otra novedad será la creación de una "moneda social" local, que toma por ejemplo el proyecto llevado a cabo en Barcelona, con la que se establecería un beneficio económico para las personas que utilizaran esta forma de pago en aquellos comercios de proximidad adheridos a una red que promovería el Ayuntamiento en colaboración con las asociaciones de comerciantes. Dicha moneda solo se podría usar en dichos establecimientos, con el incentivo de que cada compra en los mismos supondría un ahorro.

Una de las novedades será la creación de una "moneda social" local, que toma por ejemplo el proyecto llevado a cabo en Barcelona, con la que se establecería un beneficio económico para las personas que utilizaran esta forma de pago en aquellos comercios de proximidad adheridos a una red que promovería el Ayuntamiento en colaboración con las asociaciones de comerciantes. Dicha moneda solo se podría usar en dichos establecimientos, con el incentivo de que cada compra en los mismos supondría un ahorro.

El proyecto 'Liliput' se divide en tres líneas de trabajo, una de ellas centrada en el comercio local de proximidad, que recoge ideas como el fomento de una "red civil" formada por las calles "más comerciales" tanto del centro de la ciudad como de las arterias principales de los barrios --Manuel Saravia ha puesto el ejemplo de Nueva del Carmen--, que reciban una imagen y estrategia propia, con un "tratamiento similar" en lo urbanístico y "más facilidad para el peatón". 
  Esta iniciativa, ha precisado Saravia, se planteará con un diálogo previo con comerciantes, asociaciones vecinales, Cámara de Comercio y otras entidades. 
  Otras medidas que plantean son el fomento de los mercados municipales y la rehabilitación del Mercado municipal de Rondilla, la regulación para evitar la creación de nuevos suelos destinados a grandes superficies comerciales. 
  También plantean garantizar la presencia en todas las áreas residenciales del comercio básico para evitar la formación de "desiertos alimentarios" o carencias básicas de otro tipo, para lo que también se buscará la colaboración con las asociaciones vecinales. 

Por otro lado, como ha añadido la concejal María Sánchez, el programa de Valladolid Toma la Palabra incluye la propuesta de trabajar con los municipios del entorno para que la liberalización de la apertura en domingos y festivos en las denominadas Zonas de Gran Afluencia Turística para que no perjudique a los pequeños comercios. 
  El segundo punto del proyecto 'Liliput' es el Plan de Fomento de la Economía Social, una política para la que VTLP se fija en ciudades como Quebec, Bolonia o Seúl, y también en municipios de Guipúzcoa, Madrid y especialmente en Cataluña en ciudades como Barcelona o Girona. 
  El objetivo, como ha recalcado Arturo del Olmo, es que la economía social "contagie" al conjunto de la ciudad. Entre las iniciativas está un proyecto de economía social para crear empleo estable en la zona este de la ciudad, concretamente estos contenedores de economía social estarán en los sectores de la Florida, San Isidro y Los Santos 2. 
  Además, se promoverá una lanzadera de cooperativas y sociedades laborales en sectores como la movilidad sostenible, la economía circular o la integración social. La lanzadera de cooperativas realizará tres funciones principalmente tales como asesorar y dar medios para la creación de proyectos viables en términos socio económicos; proporcionar servicios de asesoramiento y gestoría en materia fiscal, contable y administrativa y favorecer sinergias entre cooperativas para crear una red de economía social. 
  En definitiva, consideran que "la administración local va a ser un aliado clave de la economía social para impulsa un modelo de desarrollo local comunitario, integral, diversificado, redistributivo, endógeno y autocentrado". Además, se propone poner en marcha un convenio con la Universidad de Valladolid para favorecer la I+D+i orientada a proyectos de transformación urbana con fines de interés general, como movilidad sostenible, ahorro energético y gestión de residuos. 
  Finalmente, se incluye en el proyecto 'Liliput' la Estrategia Alimentaria de Valladolid puesta por la Concejalía de Medio Ambiente y Sostenibilidad en 2017 y encabezada por María Sánchez, en marcha en 2017 a partir de un proceso participativo y que busca que la alimentación de los vallisoletanos se base en productos de proximidad, pues se tuvo conocimiento de que solo el 45 por ciento de los alimentos que se consumen son frescos. 
  La propuesta de VTLP es continuar con el desarrollo de esta estrategia en el próximo mandato municipal, con propuestas concretas como la revitalización de suelos agrarios de Valladolid y su alfoz que han quedado sin uso, y la inclusión de ellos, al menos en parte, en un "banco de tierras municipal" tanto del término municipal de Valladolid como de los ayuntamientos que forman la Mancomunidad de Interés General. 
  También se propone establecer de mecanismos para que, a través de la compra pública, se adquieran preferentemente alimentos ecológicos y de proximidad, o procedentes de productores que se orientan hacia el agroecologismo. Sánchez ha recalcado que servicios como las escuelas infantiles, los comedores escolares en verano y los centros de mayores deben tener producto preferentemente local. 
  Se buscará potenciar el mercado ecológico de la Plaza de España y se estudiará llevar esta iniciativa a distintos barrios de la ciudad, se desarrollarán programas encaminados a reducir los excedentes alimentarios de grandes productores o grupos y analizar su posible aprovechamiento en comedores públicos municipales y se creará un sello de buenas prácticas para comercios, restaurantes y empresas cuya gestión de residuos sea ejemplar. 
  Para finalizar, María Sánchez, ha recordado que "en la mayoría de los lugares la política económica se ha reducido casi a dar facilidades fiscales y urbanísticas a empresas para que vinieran de fuera y se instalaran, generando de golpe decenas o cientos de puestos de trabajo". Eso sí, ha matizado que estas políticas "no pueden fiarse a una política de Bienvenido míster Marshall", sino que se debe depender "menos de lo externo" ya que en épocas de crisis, cuando las grandes empresas deciden llevar sus factorías a otros lugares porque son menos costosos "el golpe es muy duro".