Enoturismo para "diversificar la oferta turística"

Ical
-

La delegada del Gobierno participa en la Fiesta de la Vendimia de Peñafiel

Enoturismo para “diversificar la oferta turística”

La delegada del Gobierno en Castilla y León, Mercedes Martín, puso de relieve en el transcurso de la Fiesta de la Vendimia de Peñafiel (Valladolid) el enoturismo como uno de los productos estrella del turismo en el medio rural puesto que “diversifica la oferta turística en nuestros pueblos, desestacionaliza la demanda, mejora el equilibrio territorial del turismo en España y mejora el empleo y hasta la perspectiva de género”.

Martín se refirió a las medidas que el Ejecutivo ha decidido adoptar tras la publicación, por parte del Gobierno de Estados Unidos, de la lista provisional de productos de la Unión Europea a los que impondrá nuevos aranceles del 25 por ciento a partir del 18 de octubre, y que afecta a la exportación de productos alimentarios españoles entre los que también está incluido el vino. En Castilla y León, las exportaciones de vino a EE UU, de acuerdo con los datos de ICEX España Exportación e Inversiones, superan los 20,4 millones de euros que son los que facturan 650 bodegas de la Comunidad.

El Gobierno de España considera “inaceptable” que el sector agroalimentario español “sufra o pueda sufrir represalias comerciales” derivadas de un conflicto ajeno al propio sector. Estados Unidos responde con esta aplicación de aranceles a una disputa comercial respecto a las ayudas públicas europeas a Airbus -en cuyo consorcio aeronáutico está integrada España- que la Organización Mundial del Comercio (OMC) ha considerado ilegales.

La primera acción del Gobierno será instar a la Comisión Europea a evitar que la lista provisional entre en vigor, para lo cual todavía hay tiempo hasta el próximo 14 de octubre, cuando se reúna en Ginebra el organismo de solución de diferencias de la OMC. Paralelamente, España ya está trabajando con el resto de países socios en el consorcio Airbus (Francia, Alemania y Reino Unido) para mantener una posición común.

Por otro lado, Martín defendió que el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación ha presentado ya, de acuerdo con el sector que lo ha valorado muy positivamente, la hoja de ruta que busca dotar de estabilidad y mayor calidad al sector vitivinícola español. Aunque especifica fundamentalmente una serie de requisitos mínimos de calidad para uva de vinificación fuera de indicaciones geográficas de calidad, se intenta garantizar una calidad mínima de las uvas entregadas en bodega para su transformación en vino.

Por otro lado, recordó que la Secretaría de Estado de Turismo firmó con la Asociación de Ciudades del Vino (Acevin) la renovación del convenio de colaboración por el que ambos organismos seguirán trabajando conjuntamente en el desarrollo del Club de Producto Rutas del Vino de España, uno de los más consolidados en todo el país. En Castilla y León hay ocho rutas del vino certificadas cuando hay 13 denominaciones de origen vínicolas.

Concretamente son 12 sus denominaciones de origen protegidas (DOP) a las que se debe añadir la Indicación Geográfica Protegida (IGP) de Vinos de la Tierra de Castilla y León. Las DOP se agrupan a su vez en nueve denominaciones de origen: Ribera del Duero, Cigales, Rueda, Toro, Bierzo, Arlanza, Arribes, Tierras de León y Tierra del Vino de Zamora, y a ellas se suman las tres denominaciones como vinos de calidad: Sierra de Salamanca, Valtiendas y Valles de Benavente.

“Nuestra comunidad autónoma”, señaló la delegada, “ocupa un lugar preeminente entre las comunidades autónomas vitivinícolas de este país. Está en uno de los puestos de honor cuando hablamos de producción de vinos de calidad”.

Para Mercedes Martín, “la importancia de nuestros vinos lleva aparejada un desarrollo del turismo que se genera en torno a ellos. Es un producto que está logrando el objetivo de diferenciar la oferta turística del medio rural para captar más consumidores y con mayor capacidad de gastos, mejorando la preparación del sector privado y aumentando las repercusiones socioeconómicas en el medio rural”. El gasto medio en destino del enoturista se sitúa en 162 euros, según datos del Observatorio Turístico de las Rutas del Vino de España.