La Diputación ha realizado 301 obras en templos desde 2012

D.V.
-
El arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, y el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero. - Foto: D.V.

La institución renueva su convenio de colaboración con el Arzobispado para invertir más de 800.000 euros para continuar con el trabajo de mejora en los municipios hasta el año 2020

La Diputación y el Arzobispado de Valladolid destinarán 812.500 euros, 62.000 que el año pasado, a la continuación del Programa de Rehabilitación de Iglesias y Ermitas que permite la conservación del patrimonio religioso de la provincia. Así lo rubricaron este jueves el presidente de la Diputación, Jesús Julio Carnero, y el cardenal arzobispo de Valladolid, Ricardo Blázquez, con la renovación del convenio de colaboración entre sendas instituciones que, con el apoyo de los ayuntamientos, permitirá el arreglo de distintas ermitas e iglesias hasta el 31 de diciembre de 2020. 
La cantidad del convenio de 2019 asciende a 812.500 euros, de los que la institución provincial aporta 350.000, 50.000 menos que en el convenio del año pasado; 300.000 euros el Arzobispado, que mantiene su contribución del ejercicio anterior, y se estima que los consistorios beneficiarios respalden los proyectos con 162.500 euros, una cifra 12.500 euros inferior a 2018. 
Representantes de ambas instituciones serán quienes evalúen los criterios objetivos de valoración de las solicitudes de restauración de los ayuntamientos, que se pueden realizar hasta el próximo 20 de marzo, si bien los criterios «prioritarios» para la elección se centrarán en las obras de recuperación, restauración o sustitución de elementos estructurales, cerramientos o instalaciones.
Asimismo, como señaló Jesús Julio Carnero, en declaraciones recogidas por Europa Press, también se valorará que sean actuaciones de carácter urgente en atención al estado físico que presente el inmueble o ejecuciones destinadas a remediar daños que impidan que el edificio reúna las mínimas condiciones de funcionalidad. 
En concreto, las obras que podrán ser realizadas en el marco de esta colaboración se refieren, entre otras, a la reparación de muros, cimientos o bóvedas; sustitución de tejas y retejados; colocación de canalones, bajantes y escaleras; eliminación de humedades, reforma de pavimentos o acondicionamiento de accesos, así como instalaciones o sustituciones que faciliten las condiciones fundamentales. 
Con esta colaboración, como subrayó Blázquez, se pretende «conectar» con la «sensibilidad principal» del pueblo y poner en valor el patrimonio religioso «ingente», así como «transmitir a las generaciones que llegan» el «incomparable» legado de ermitas e iglesias de la provincia de Valladolid y, en general, de Castilla y León.
«Esta firma es una respuesta a los que necesitamos y el pueblo solicita», aseveró el cardenal arzobispo de Valladolid, quien también ha apuntado a la necesidad de restaurar los edificios religiosos «deteriorados» porque son «la tarjeta de visita» de los pueblos. 
Igualmente, Carnero resaltó que las actuaciones suponen un «compromiso» de la institución provincial con la «defensa» de su patrimonio, en el que «confluyen» la puesta en valor de los recursos culturales y artísticos, y la importancia «en la devoción, en la tradición y en la identidad» de los vecinos. 
De esta manera, el convenio firmado este jueves permitirá continuar con las acciones de mejora que el Arzobispado y la Diputación realizan desde 2012 y que, hasta el momento, ha supuesto una inversión total de más de 3,5 millones de euros con los que se han llevado a cabo 301 actuaciones, en 251 iglesias y 50 ermitas de la provincia.