scorecardresearch

Los 'leones' vuelven a rugir en San Mamés

Ramón Orosa (EFE)
-

El Athletic vence al Betis y se reencuentra con la victoria gracias a un gol de De Marcos en el minuto 89 (3-2)

Los 'leones' vuelven a rugir en San Mamés - Foto: EFE/ Luis Tejido

Sendos goles de Iñaki Williams y Oscar de Marcos, este en el minuto 89, dejaron sin efecto la remontada que habían protagonizado en San Mamés Juanmi Jiménez y Nabil Fekir a un primer tanto del mayor de los hermanos Williams, quien, con su doblete y su despliegue, fue la estrella del partido.

Fue todo un partidazo en 'La Catedral' entre dos clásicos de la Liga. Un Athletic que acabó como arrancó, a toda velocidad e intensidad, y un Betis que dominó el entretiempo con un fútbol por momentos exquisito.

Pero en San Mamés los partidos a veces se le hacen eternos a los visitantes y el equipo de Marcelino García Toral acabó con su mala racha de ocho partidos sin ganar el día que más difícil lo tenía. Aunque sus merecimientos en los primeros diez minutos y los últimos 25 también le hicieron acreedor al triunfo y a subir un par de posiciones en la tabla para volver a acercarse a la zona europea.

El Betis, aunque sigue tercero en la clasificación, vio en Bilbao cerrada su buena racha de resultados que le llevó a esa privilegiada posición y que se traducía en cuatro victorias seguidas.

El partido arrancó a mil por hora, a la explosiva velocidad que le imprime Iñaki Williams a sus carreras. Con la primera de la tarde, sin cumplirse aún los dos primeros minutos, abrió el marcador.

Entre Núñez, Vesga, Raúl García y Muniain movieron la estructura bética en el medio campo y el capitán encontró un hueco para servir a su veloz compañero, que batió a Rui Silva por el palo corto.

La jugada fue revisada en la sala VOR, que validó la posición legal de Williams por apenas unos centímetros y permitió que subiera al marcador el cuarto gol del '9' rojiblanco en lo que va de temporada.

No había pasado mucho desde que se volvió a poner el balón en juego y el Betis ya había empatado tras una de esas jugadas en las que Fekir y Canales tocan muchas veces el balón.

Aún con toda la defensa local formada, el cántabro encontró la llegada por la izquierda de Alex Moreno, que remató de cabeza, y Juanmi fusiló en la misma línea de gol su undécimo tanto del curso.

Continuó frenético el choque en los diez primeros minutos con otras dos llegadas que no consiguió terminar con buenos centros. En el segundo, una cabalgada al contraataque, no encontró a su hermano Nico, que había acompañado en su veloz carrera.

El Betis fue haciéndose con el control del juego y el ritmo se ralentizó mientras se sucedían las llegadas del conjunto verdiblanco, hoy de azul. En esa dinámica, Vencedor bloqueó en el área un disparo de Alex Moreno y Núñez otros dos de Willian José y Canales.

Un disparo de Fekir a la vuelta de vestuarios, repelido por Agirrezabala, avanzó las intenciones del Betis para una segunda mitad en la que Willian José perdonó el 1-2 al cruzar demasiado un disparo solo ante el meta local.

No le importó demasiado al equipo sevillano porque Fekir lo consiguió en la siguiente jugada. Un misil a la red tras una pared con William Carvalho dentro del área.

Un disparo de Canales, tras un control espléndido y bien repelido por Agirrezabala aumentó la desazón en las gradas de San Mamés.

El choque parecía decantado en lo futbolístico, pero Marcelino movió el banquillo, puso en el césped a Sancet y el joven navarro activó de nuevo a Iñaki William, que empató con impresionante disparo a la escuadra en el palo en el que se encontraba Rui Silva.

Entraron en efervescencia el Athletic y Williams y el delantero bilbaíno tuvo dos ocasiones seguidas. La primera calcada a la de un par de minutos antes en el 2-2 y la segunda en un centro de De Marcos al que no llegó de milagro.

Aún tuvo más el Athletic. En la siguiente, gozó de tres ocasiones en una misma jugada. Un centro de Balenziaga que no fueron capaces de rematar en el área pequeña ni Nico Williams, por dos veces, ni Zarraga.

Se tomó un respiro el choque, Miranda amenazó con un tibio cabezazo y De Marcos dio desde la frontal el 3-2, un disparo que se envenenó al dar en Víctor Ruiz para hacérselo imposible a ui Silva.

Un último cabezazo mal dirigido de Joaquín, que pudo despedirse de 'La Catedral' sobre el césped, quemó la última nave bética en el minuto 95.