CCOO y UGT no rompen el Diálogo Social pero habrá «tensión»

SPC
-

CCOO y UGT avisan que habrá movilizaciones en caso de no respetar las ayudas por ERTE y exigen a Mañueco que «dé la cara» como máximo responsable

CCOO y UGT no rompen el Diálogo Social pero habrá «tensión»

Los líderes autonómicos de CCOO y de UGT, Vicente Andrés y Faustino Temprano, elevaron el tono de sus críticas al Ejecutivo autonómico tras el cambio en las bases de las ayudas a los ERTE sobre lo firmado el pasado 25 de marzo y advirtieron a la Junta de Castilla y León de que habrá «tensión» en la calle y se creará un «conflicto muy serio» si aplican el «rodillo» para «dar marcha atrás» en los acuerdos del Diálogo Social y excluyen a 70.000 trabajadores de la ayuda complementaria de los ERTE pactada y ratificada en las Cortes. «No vamos a romper el Diálogo Social», aseguraron Andrés y Temprano en una rueda de prensa en la que elevaron el tono de su denuncia contra la Junta por incumplir y cambiar «las reglas a mitad del partido» sobre los ERTE, en una actuación que reconocieron que va a generar «poca credibilidad» y «un problema de confianza» con el Ejecutivo ante próximas negociaciones.
Tras asegurar que el Diálogo Social está «arraigado» pero ahora «pasa por un mal momento» y se crea «incertidumbre» donde no la había, ambos dirigentes exigieron lealtad y la implicación directa del presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, a quien han solicitado una reunión a través de una carta si bien les ha remitido a la consejera de Empleo e Industria, Ana Carlota Amigo.
«Hacemos un llamamiento al presidente de la Junta para que no dé la espalda, para que no mire para otro lado, para que dé la cara, hay un único Gobierno y él es el máximo responsable», remarcaron Andrés y Temprano, a la vez que recordaron a Fernández Mañueco su apoyo al Diálogo Social cuando tomó posesión del cargo, según informa Ical. 
70.000 afectados

Ante el incumplimiento de lo firmado y el cambio de las bases de los ERTE, que dejan fuera a 40.000 trabajadores con salarios más bajos y 30.000 autónomos, según su estimación, advirtieron de que los sindicatos no se quedarán «parados» y denunciarán a través de movilizaciones en la calle el incumplimiento de lo pactado. 
Faustino Temprano preguntó a Fernández Mañueco como va a defender ante el Gobierno que se prorroguen los ERTE hasta el 31 de diciembre mientras en Castilla y León «se deja tirados» a 70.000 trabajadores que antes de cambiar las bases tenían derecho a la ayuda complementaria de 210 euros mensuales. «¡Qué hable con ellos y dé la cara!», sentenció.
Durante su intervención ante la prensa, ambos dirigentes sindicales explicaron que el acuerdo del Diálogo Social firmado el 25 de marzo entre Gobierno autonómico y los agentes económicos y sociales recogía seis millones ampliables, a través de los fondos que lleguen del Gobierno y de Europa, para atender todas las ayudas de los ERTE y evitar que se llegará a despidos o extinciones de contratos, pero reconocieron que ante el volumen presentado accedieron a negociar una reducción de las bases de cotización para que llegarán a los salarios más bajos.