scorecardresearch

La Diócesis cubre el 35% de sus cuentas con colectas y donativos

Luis Amo
-

Los ingresos de 2013 se mantienen con respecto al anterior alcanzaron los 12,3 millones de euros:4,3 millones son aportaciones voluntarias y 3,1 millones por marcar la 'x' de la Iglesia

El vicario de la Diócesis de Valladolid, Luis Argüello (i), y el ecónomo, José María Villa. - Foto: EUROPA PRESS

La Diócesis de Valladolid presenta unas cuentas anuales «estables» y donde uno de cada tres euros ingresados proceden de aportaciones voluntarias de los fieles. El Arzobispado hizo público ayer su estado de ingresos y gastos donde las cifras se mantienen con respecto a años anteriores y en esta ocasión suman 12,2 millones de euros, destacando que el 35% del presupuestos procede de las colectas, cuotas y donativos, mientras que la asignación tributaria supone otro 25% de las cuentas de 2013. Unas cifras que, en muchos casos suponen un importante esfuerzo para familias y contribuyentes, a los cuales el vicario diocesano, Luis Argüello, agradeció ayer porque a las cargas que muchas personas están soportando en sus economías familiares hay que sumar estas aportaciones voluntarias. En concreto, los fieles aportaron voluntariamente un montante de 4,3 millones de euros, lo que desglosados significan que 1,5 millones proceden de colectas parroquiales; 855.000 euros de suscripciones; 766.000 de colectas para las diferentes instituciones de la Iglesia y 1,2 millones son en concepto de donativos, herencias o cuotas.

En el apartado de la asignación tributaria cabe destacar que el 44% de los contribuyentes marcó la casilla de la Iglesia Católica en la declaración de la renta, siendo 119.954 vallisoletanos los que se decantaron por señalar la ‘x’ para esta aportación voluntaria que alcanzó el año pasado 3,7 millones. Sin embargo, el denominado fondo común interdiocesano sólo recibió 3,1 millones de euros mientras que los 600.000 euros restantes los redistribuye la Conferencia Episcopal Española para necesidades puntuales o para las provincias más necesitadas.

Estos números, no obstante, se dan la mano con las asignaciones consignadas el año anterior, con cantidades similares con una diferencia de casi 20.000 euros. Una situación que el vicario también destaca porque lo cierto es que la actual situación de crisis ha provocado un descenso en el número de personas que hacen las declaraciones lo que dice mucho de los vallisoletanos que marcan la ‘x’ de la Iglesia en el IRPF. Con todo, el dinero procedente la asignación tributaria supone un euro de cada cuatro de los presupuestados.

«La crisis económica está siendo dura y duradera. Y la repuesta de la Iglesia de Valladolid está siendo ejemplar, ya que han aumentado las colaboraciones económicas y el número de voluntarios», señaló Luis Argüello, al tiempo que incidió en que además de los 12,2 millones de euros del Arzobispado destaca que más que un balance numérico hay que resaltar la realidad de vida, de tiempo y de entrega de muchas personas y que eso no es cuantificable.

En el apartado de gastos, por otro lado, uno de cada tres euros del presupuesto dicesano va dedicado a la conservación y gastos de funcionamiento de todos los templos, colegios y santuarios, entre los que destacan 72 BIC(templos, ermitas y conventos); 2 Santuarios y una Basílica Menor. En total, destinará a este capítulo 4,4 millones de euros. En este sentido, el ecónomo de la Diócesis, José María Villa, invitó a los fieles a no bajar la guardia e incidió en que aunque la recaudación por colecta está estabilizada, lo cierto es que cuando se pide dinero para arreglar algún tiempo siempre hay muchos donativos.

La segunda partida más importante de los gastos diocesanos, por otro lado, corresponde con la retribución del clero vallisoletano. En la actualidad existen 293 Sacerdotes y 9 diáconos permanentes a los cuales se destina un montante de 2,9 millones de euros, es decir, un 25% sobre el total. O, lo que es lo mismo, cada sacerdote diocesano cobra algo más de 800 euros al mes, dinero con el cual tiene que afrontar en la mayoría de los casos sus gastos personales y otros gastos generales, por ejemplo, de vivienda.

Por último, destacar que 2,7 millones de euros fueron dirigidos el año pasado para afrontar las distintas acciones pastorales y asistenciales y las aportaciones a los centros de formación como son el Seminario (717.000), Colegio del Carmen (317.000) y otros (26.000).