Imedexsa hará una oferta por Made "en unas poquitas horas"

D.V.
-
Imedexsa hará una oferta por Made “en unas poquitas horas”

La consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, lo ha anunciado así. Los trabajadores respaldan al 100% el acuerdo

La consejera de Economía y Hacienda de la Junta de Castilla y León, Pilar del Olmo, ha anunciado que “en unas poquitas horas el empresario de Imedexsa, Gregorio Peña, va a hacer una oferta por la factoría de Made”, algo que ha calificado como “una buena noticia para Valladolid y para Castilla y León”. La plantilla de los trabajadores, reunida en la tarde noche de hoy, ha ratificado en asamblea celebrada en la planta de la compañía metalúrgica el acuerdo.

Según ha explicado Del Olmo ,en declaraciones recogidas por Ical, la cercana resolución al conflicto laboral es algo que “se debe al esfuerzo de los trabajadores, al esfuerzo del propio inversor, que nunca ha tirado la toalla y siempre ha seguido apostando por Medina del Campo, y también al esfuerzo de la Junta de Castilla y León, que lleva trabajando en el caso desde el primer momento”.

“Ya han pasado ya muchos meses desde que los trabajadores de Made vinieron a vernos y a decirnos cuál era su situación. Desde ese primer momento nos pusimos de verdad a trabajar de forma intensa para hoy llegar a este punto, que es algo muy positivo para Valladolid y para Castilla y León”, ha repetido.

Respaldo de los trabajadores

Los trabajadores de Made Torres y Herrajes han ratificado por unanimidad su respaldo a la última propuesta de compra planteada por Gregorio Peña, propietario del grupo Imedexsa (Industrias Mecánicas de Extremadura).

En total 95 de los 96 trabajadores de Made se adhirieron al acuerdo (el único que no lo ha hecho no ha asistido a la reunión) estampando sus firmas de manera individual en una asamblea celebrada en un centro cívico de la localidad vallisoletana. “Esto parece un milagro”, ha señalado en declaraciones a Ical el secretario autonómico de FICA-UGT, Juan Carlos López, que ha reconocido que dos años después de que se desatara el conflicto “la gente está esperanzada”, si bien “todavía quedan muchas cosas por hacer”.

Según ha explicado, atrás pueden quedar “muchos meses en un proceso que ha sido muy largo y muy duro”, que comenzó con impagos, retrasos de nóminas y EREs, e incluso un intento de expediente de extinción de empleo que intentó la empresa y detuvo el Gobierno autonómico.

En la última propuesta planteada por el comprador y ratificada por los trabajadores, Imedexsa se compromete a subrogar a la mayor parte de los trabajadores (75 de los 96), con unas condiciones económicas lineales durante los dos primeros años, y luego según la valía de cada uno y el cargo que desempeñe el sueldo se modificará.

Además, se ha descartado la posibilidad de plantear un expediente de regulación de empleo extintivo para el 10 por ciento de la plantilla, como se barajaba ayer jueves, y la fórmula que se empleará serán las prejubilaciones para quince de los trabajadores. Si el Fogasa no se hace cargo de la indemnización que les corresponda, la pagará el empresario, según la última oferta ya ratificada.

En el aire queda el futuro de los trabajadores de la oficina técnica, a quienes se evaluará en los próximos meses. “El comprador no dice que no cuente con ellos, pero dice que todavía no les conoce y que tiene que ver en qué puesto les puede ubicar, y si alguno quedara fuera se haría cargo él también de la indemnización”, ha señalado López.

Los siguientes pasos a seguir, una vez que antes de la medianoche de hoy viernes el empresario presente su oferta formal al administrador concursal, serán la elaboración por parte del administrador de un informe para el juez, la previsible adjudicación y tras ella se abrirá un periodo de reclamaciones.

A continuación comenzarán las obras de adecuación de las instalaciones, ya que “la fábrica está prácticamente para tirarla”, en palabras de López. El proyecto de Imedexsa, de hecho, contempla el derribo de dos de las naves y la incorporación de nueva maquinaria, con el objetivo de iniciar en julio o agosto de nuevo la actividad de la factoría.