La señora que pagó el bus al ladrón que seguía a su vecina

A.G.M.
-

La Policía detiene a un delincuente acusado de atracar a una mujer en Las Delicias a la que siguió desde el banco hasta su casa, incluso cuando subió al bus

Avenida de Segovia, a la altura de la plaza del Carmen.

Hay ladrones con estrella y ladrones estrellados. Al que atracó el lunes a una mujer en Las Delicias se le acabó la estrella justo cuando la Policía le ponía los grilletes y, de un plumazo, le imputaba hasta cuatro delitos de robo, uno de ellos con violencia e intimidación, que le granjeó un pasaporte a la cárcel.
Hasta su arresto, el martes, se puede decir que su trayectoria de los últimos días había rondado el pleno éxito, puesto que había salido indemne de tres robos con fuerza en otros tantos pisos; no solo no le habían pillado, sino que, además, había salido ileso de sus escaladas por las tuberías hasta las ventanas de esas viviendas (dos de la zona centro y una del barrio de Huerta del Rey). También había esquivado hace una semana la cárcel tras una detención por una tentativa de robo en un bar del paseo de Juan Carlos I (Las Delicias), donde una patrulla de la Policía le cazó in fraganti.
COGOTERO

Tan bien le iba, que la mañana del pasado lunes dio un paso más en su escalada delictiva. No es que P.A.C.P. fuese nuevo en la ‘profesión’, ya que este colombiano de 26 años de edad acumula once antecedentes policiales, pero esa buena estrella le envalentonó para convertirse en ‘cogotero’, que es como se conoce en Sudamérica a los ladrones que asaltan a personas a la salida de los bancos. Se plantó en la avenida de Segovia y fijó su objetivo en una mujer de 62 años. La siguió a su salida de la sucursal, convencido de que su domicilio no estaría muy lejos.
La sorpresa fue que el calor y el paso de un oportuno bus animó a la que iba a ser su víctima a subirse para evitar el paseo de vuelta a casa. P.A.C.P. tuvo que esprintar para no perder ese autobús y el conductor, que acababa de cerrar las puertas, le abrió gentilmente. Él no llevaba dinero, pero una señora no dudó en pagarle el billete, sin saber que, minutos después, sería el ladrón de su vecina.
El plan estaba a punto de ser un éxito. Subió tras ella, llamó a la puerta, sacó un gran cuchillo y se llevó 2.060 euros. Pero la estrella se le apagó 24 horas después cuando la Policía le detuvo.


Las más vistas