Las terrazas de verano cambian de formato este año

M.B
-

Las grandes, otros años epicentro del ocio nocturno al aire libre en Valladolid, centrarán sus esfuerzos en julio y agosto en la música, siempre con aforo limitado, todo el mundo sentado y bajo reserva previa

Una de las primeras terrazas abiertas, la de Casasola, que a partir de julio ofrecerá conciertos en directo, siempre con los clientes sentados. - Foto: D.V.

Las conocidas como terrazas de verano han sido el bum del ocio nocturno de los meses de julio y agosto en Valladolid en los últimos años. La llegada del buen tiempo, la posibilidad de contar con grandes espacios al aire libre y el encuentro de miles de personas animaba en esta época estival a nuevos locales e instalaciones a lanzarse a una aventura donde se mezclaba la música, el ocio y la beautiful people (lo que viene a ser un poco de postureo, con perdón). Este verano, inmerso aún en la lucha por superar una pandemia que ha golpeado a todos los sectores, volverán las grandes terrazas pese a las dudas iniciales... pero con un formato diferente. La mayoría, por no decir todas las que finalmente abran, apostarán por un formato similar, el de los conciertos o monólogos y con el público sentado, y a ser posible bajo reserva y para cenar.
La primera en dar ese pistoletazo de salida fue de La Fundición, en la avenida de Salamanca. Allí todos los viernes se podrá disfrutar de ‘Cassette’, una especie de recuerdo de los años 50 a los 90. 
Este pasado miércoles fue el turno ‘A ciencia cierta’. Ubicada en el bajo del Museo de la Ciencia, ofertará todos los miércoles conciertos de grupos locales y sesiones de música bajo el formato de Djs. «Queremos hacer cosas diferentes para todos los públicos, pero siempre con el público sentado», confirma Kichi Cadenas, que cuenta con un espacio para unas 250 personas y la posibilidad de trasladar el evento al Mirador en caso de mal tiempo.
‘A ciencia cierta’ apostará también por la música, más en formato Djs.‘A ciencia cierta’ apostará también por la música, más en formato Djs. - Foto: D.V.Este sábado lo hace Buena Brasa, en camino de Zaratán. La terraza en su zona de jardín abrió la semana pasada (de viernes a domingo) y este fin de semana sus clientes podrán disfrutar de un concierto. «Estamos pensando qué hacer a partir de ahora. La idea es proponer música en directo, con grupos, los viernes, pero estamos a la expectativa de ver cómo evoluciona todo», reconoce Nacho Chamoso, asegurando, eso sí, que las grandes fiestas de otros veranos este año son imposibles: «Nosotros empezamos con un concierto para un centenar de personas en el patio; aunque podríamos llegar a 300, todas sentadas, con el jardín bajo reserva y con la idea de que vengan a cenar y se les ofrezca el espectáculo de forma gratuita».
El siguiente que tiene previsto abrir sus puertas, el 1 de julio, será ‘Las Noches del Oasis’ en el restaurante El Bohío, entre Simancas y Puente Duero. Todos los miércoles y viernes, «cumpliendo todas las medidas de seguridad establecidas por las autoridades y reduciendo con ello el aforo permitido» también apostará por la música en directo, con Djs y saxofonistas, y por las reservas y mesas (con un aforo para unas 300 personas), cuando hasta el año pasado podían reunir en un solo evento a unas 2.000 personas en un mismo día.
También para julio se está preparando Casasola, cervecera situada en la carretera Villabáñez. Su terraza abrió la pasada semana, pero esos grandes eventos de otros años en el presente pasarán a formato conciertos, con una nueva zona habilitada para ello. «Nos gustaría arrancar la primera quincena de julio, pero seguro, seguro estaremos ya en marcha la segunda. Hemos habilitado una zona para ello», afirma Alfonso Perdomo-Spinola. La idea es hacer conciertos tres días a la semana en una ubicación entre cerezos, casi en pleno campo, con una capacidad que podrá llegar a las 400 personas: «A la izquierda de la fachada principal se situará el escenario. Todo el mundo estará sentado y si es con reserva mucho mejor». Han ampliado el tema de la restauración, con una brasería.
En Valoria la Buena, Concejo prepara un verano con monólogos y algunos de los primeros espadas del humor, como Álex Clavero, JJ Vaquero, Chapu... «Bajo reserva y todo el mundo sentado», apunta Enrique Concejo. Arrancará el jueves 23 de julio para unas 150 personas, «cuando lo normal es tener 300» por aquello de la distancia de seguridad. Para agosto aguardan los ‘Atardeceres de vino y jazz’.
Sin tres de los habituales. Tres de las terrazas más habituales de otros años, la del AC Palacio de Santa Ana, la del restaurante Llantén y la de La Fuente de los Ángeles, no tiene por el momento previsto ningún evento ni espectáculo musical.