La Junta espera al Ministerio para bajar las tasas

David Alonso
-
Un grupo de estudiantes prestan atención durante una clase impartida en la Universidad de Burgos. - Foto: Luis López Araico

Educación confirma que el Gobierno central no ha publicado el decreto con los precios públicos, un documento orientativo para que la Consejería ajuste las tarifas universitarias a la media nacional como prometió

El decreto que consolidará la rebaja de las tasas universitarias prometido en noviembre por el presidente de la Junta de Castilla y León,JuanVicente Herrera, para el próximo curso sigue estancado en la Consejería de Educación. Sin embargo, en esta ocasión, el causante del retraso en la elaboración y publicación del texto es el Gobierno estatal que continua sin avanzar en el documento con los precios públicos para las universidades de cara al curso 2019-2020. Así, fuentes de la Consejería de Educación reconocen a este periódico que desde la Junta «siguen esperando» a que elGobierno central publique el decreto de precios públicos para las tasas universitarias, como paso previo para poder ajustar las tasas de los cuatro centros públicos. «Este documento establece los precios máximos y mínimos para los grados, y lo necesitamos saber para hacer la baremación e igualar nuestras tasas a las de la media nacional», aseguran desde Educación, que alertan de los problemas que está teniendo el Gobierno estatal para sacarlo adelante. «Ahora hay dos ministerios, uno de Educación y otro de Universidades, y no se aclaran muy bien quien tiene que sacar adelante este decreto», apuntan.
En el caso de que la publicación del decreto se demore en exceso, desde Educación aseguran que consultarán la cuantía de las tasas universitarias de cada comunidad autónoma, para después elaborar ellos una media con la que poder guiarse a la hora de fijar la rebaja de los precios de las matrículas universitarias.
Con esta medida el Ejecutivo autonómico busca equiparar el coste de estudiar en la Comunidad con el de la media nacional, después de que durante los últimos años Castilla y León haya sido la tercera región con las tasas más caras de España, solo por detrás de Cataluña y Madrid.