Sáez no ve «argumentos» para movilizarse contra la sanidad

SPC
-
El consejero de Sanidad (2d), acompañado del gerente regional de Salud (2i) y otros miembros de su equipo directivo. - Foto: Leticia Pérez (Ical)

El consejero considera que las plataformas sanitarias «hacen más ruido en la Comunidad que en otros territorios con cifras sustancialmente peores»

El consejero de Sanidad, Antonio María Sáez Aguado, afirmó ayer, ante la gran manifestación convocada para el 26 de enero por las plataformas en defensa de la sanidad pública de Castilla y León, que estos grupos hacen mas ruido en la Comunidad que en otros territorios donde las cifras sanitarias son sustancialmente peores. Lo dijo tras presentar los datos de cierre de la lista de espera quirúrgica, que en 2018 arrojaron una demora media de 65 días y 22.524 pacientes, un ocho por ciento menos que en 2017, y que permitieron a Sacyl cumplir un año antes los objetivos previstos del Plan Perycles de reducción de lista de espera.
El consejero aprovechó esta fotografía para indicar que no ve «grandes argumentos para grandes movilizaciones», al menos en este aspecto, y comparó la situación de Castilla y León con la de autonomías como la de Castilla-La Mancha, donde la demora media se cerró en 137 días y la tasa por cada 1.000 habitantes de lista de espera es de 18,44 frente a los 10,1 de la Comunidad.
Asimismo, Sáez confió en lograr un consenso «político, social y parlamentario» para garantizar la solvencia de la Atención Primaria en Castilla y León durante la próxima década, con independencia de quien gobierne, dentro del grupo de trabajo para redibujar el modelo en la Comunidad. Aunque es consciente de que en el tiempo que resta de la actual legislatura será complicado tomar medidas, sí confía en que se sienten las bases.
La previsión, según avanzó Sáez Aguado, es que este grupo se reúna en unas semanas para analizar las propuestas que ya ha recibido el Consejo Castellano y Leonés de Salud, que cuenta con hasta 14 informes sobre los cambios y la novedades que deberían incluirse en el modelo de Atención Primaira. «El consenso supondrá mejorar en recursos, en organización y velará por mantener la atención en el medio rural, con independencia de la dispersión, según informa Ical.
El grupo de trabajo está impulsado por la Consejería de Sanidad, los grupos políticos y diferentes organizaciones profesionales y sociales, con el objetivo de buscar una propuesta de mejora compartida.