Miguel y Kike Pérez llaman a la puerta

M.B
-

El punta vallisoletano y el medio toledano muestran sus credenciales para subir al primer equipo

Miguel de la Fuente, en el Metropolitano. - Foto: SERGIO PEREZ

Miguel de la Fuente y Kike Pérez van camino de convertirse en los próximos jugadores del Promesas en dar el salto definitivo al primer equipo. Son dos de los futbolistas del filial (junto a Alende y los porteros Samu Pérez y Gaizka Campos) que reclamó de inicio Sergio González para completar los entrenamientos en el regreso al trabajo del conjunto de LaLiga Santander, y son los que, por el momento, ha usado el técnico. Y viendo sus resultados... con éxito.
Miguel ya había debutado en la máxima categoría. Lo había hecho en octubre de 2018 en el Benito Villamarín ante el Betis de la mano del propio Sergio. El de Tudela de Duero volvió a disponer de minutos en abril del año pasado en otro gran escenario, el Metropolitano. Allí rozando el gol. Y esta temporada, la de su consagración en el filial con 14 dianas, acumula minutos en seis partidos más, mostrando, sobre todo ante el Atleti, lo que le ha llevado a llamar a las puertas del primer equipo que, si nada se tuerce, tendrá abiertas la próxima temporada.
El parón de la competición ha servido para que su nombre haya estado encima de la mesa. El Real Valladolid quería renovarle y él quería renovar. Pero, por el camino, había matices. Que poco a poco parece que se han ido limando para que Miguelín, como le llaman en su Tudela natal, siga vistiendo, a falta de hacerse oficial, la blanquivioleta, al menos, tres campañas más. 
Kike Pérez, ante el Getafe.Kike Pérez, ante el Getafe. - Foto: realvalladolid.esEl delantero llegó a la cantera del Real Valladolid como cadete, en 2013. Y desde entonces ha ido rompiendo puertas. En 2017 subió al filial e hizo la pretemporada con el primer equipo. En la 2018-19 se asentó en el Promesas, con 8 goles. Y esta 2019-20 ha hecho 14 tantos en 26 encuentros, mostrando una buena colocación y olfato goleador.
Con 20 años –en septiembre cumplirá los 21–, el de Tudela, que ha llegado a ser internacional sub 19 y que se encuentra en el corte de elegidos para el Once de Oro de Fútbol Draft 2019/2020, es otro de los productos de una cantera que en las últimas temporadas ha ido dando sus frutos. 
Kike Pérez debutó el pasado sábado en el Metropolitano. Lo hizo en LaLiga porque en la Copa del Rey ya había disfrutado de minutos con el primer equipo en Tolosa. El mediocentro, un 8, lo ha jugado casi todo en sus dos temporadas en el Promesas. 
Natural de Toledo, llegó a Valladolid en agosto de 2018 procedente del Lugo. Lo hizo en calidad de cedido aunque con una opción de compra por parte del club blanquivioleta. El medio se había formado en las categorías inferiores del Rayo Vallecano, donde llegó a hacer dos pretemporadas con el primer equipo. Pero sin hueco con los mayores se fue al Lugo, de donde salió primero cedido al Cerceda y luego al Promesas.
Tras una buena campaña, con 35 encuentros jugados y 2 goles, el Real Valladolid apostó por él firmándole hasta 2023. Su zurda no pasa desapercibida para nadie y esta temporada no solo se ha consagrado en el filial sino que ya ha tenido minutos con el primer equipo, donde puede tener su hueco la próxima temporada ya que, a sus 23 años, es su momento. 
«Si están con nosotros es por algo. Sabíamos que nos iban a aportar frescura, calidad futbolística y un empujón porque tienen ilusión por hacer las cosas. Han estado muy bien, con personalidad. Son de futuro y poco a poco tienen que asomar la cabeza con nosotros», señalaba el entrenador, Sergio González, sobre ambos al finalizar el encuentro del pasado sábado en el Metropolitano. Con ellos ya son 28 los futbolistas que ha usado el técnico en LaLiga.