Cae la inversión en el AVE y sube en carreteras y trenes

Ical
-

El Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana logró elevar en casi 60 millones sus fondos para la Comunidad durante el año pasado y Adif duplicó las partidas previstas para el tren convencional

Obras en el entorno de la estación Rosa de Lima para la llegada del AVE a la capital burgalesa. - Foto: Patricia González

La inversión en ferrocarril y en carreteras gana terreno al AVE en Castilla y León, una vez que la construcción y equipamiento de los grandes corredores del norte y noroeste llegan a su fin, con el inicio de las últimas fases antes de su puesta en servicio. Los cambios en la estrategia del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana se han iniciado ya a pesar de que sigue vigente el Presupuesto General del Estado de 2018.
Un nuevo horizonte comienza a vislumbrarse en la programación de inversiones en la Comunidad, una vez que se acercan a su final las obras de construcción de los grandes corredores de alta velocidad. El giro en la estrategia sobre la infraestructuras se muestra ya en el informe que acaba de elaborar la Intervención General sobre el sector público estatal en 2019.
Este estudio pormenorizado sobre la inversión territorializada de ministerios, empresas públicas y otras entidades del Estado refleja una creciente apuesta por el ferrocarril convencional y las carreteras, que habían perdido peso en la última década en favor del AVE. Los cambios llegan a pesar de que las cuentas siguen siendo las mismas a la espera de que se impulse un nuevo proyecto presupuestario, que se vislumbra para otoño.
El nuevo horizonte arranca a pesar de que siguen pendientes de entrar en servicio las conexiones del AVE con Galicia por Zamora, Asturias por León y con Burgos y el País Vasco. Sin embargo, los paquetes millonarios que absorbían estas infraestructuras comienzan a dar paso a otras actuaciones bajo la batuta del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (antiguo Fomento).
El departamento de Ábalos gestionó inversiones por 759 millones en carreteras y ferrocarriles de la Comunidad en 2019, lo que supuso un 1,04 por ciento menos que en 2018, ejercicio compartido entre los gobiernos de Pedro Sánchez y Mariano Rajoy. A pesar de la prórroga presupuestaria y de la convocatoria de dos elecciones generales, el recorte para Castilla y León fue de poco más de 7,9 millones.
De hecho estas infraestructuras terrestres acapararon ocho de cada diez euros llegados a la Comunidad en forma de inversiones del Estado, puesto que el montante total fue de 898 millones, un 1,6 por ciento menos, lo que supuso 14,9 millones menos que en 2018, cuando el total fue de 913 millones.
Por un lado, los ministerios elevaron su acción inversora un 18,6 por ciento, hasta los 422 millones, y las entidades administrativas un 6,6 por ciento hasta los 1,6 millones, sin embargo, las empresas publicas gastaron un 14,9 por ciento menos, 435 millones, y los organismos autónomos, un once por ciento menos (38,4 millones).
Menos para el AVE.

La pérdida de terreno en las inversiones estatales se produjo por el descenso de las partidas gestionadas por Adif (Administrador de Infraestructuras Ferroviarias) Alta Velocidad. Esta empresa pública, encargada de la construcción de las redes del AVE, gestionó 274,7 millones en 2019, frente a los 372 de 2018. Este descenso del 26,2 por ciento supuso 97,5 millones menos.
Esta reducción fue compensada en parte por el incremento registrado en la inversión de Adif, la empresa que asume el mantenimiento y mejora de la red convencional de ferrocarril, que pasó de dedicar 25,2 millones a sus infraestructuras en la Comunidad a movilizar 64,4 millones, con un incremento récord el 155 por ciento.
También crecieron un 20,4% las inversiones gestionadas directamente por el Ministerio, pasando de 290,8 millones en 2018 a los 350 del año pasado.
Por el contrario, Renfe redujo sus inversiones en Castilla y León un 15,3 por ciento, pasando de 12,9 a 10,9 millones. Menor fue el recorte de la Sociedad Estatal de Infraestructuras del Transporte Terrestre (Seittsa), que cayó un 10,5%.