El nuevo guía de la diplomacia europea

SPC
-

La crisis venezolana o el pacto nuclear iraní son algunos de los retos que tendrá que enfrentar Borrell en su próxima etapa en Bruselas

El nuevo guía de la diplomacia europea

El ministro de Asuntos Exteriores en funciones, Josep Borrell, asumirá el próximo noviembre el puesto de Alto Representante de la UE para la Política Exterior con el desafío de asegurar la relevancia de la Unión en un mundo que él mismo define como de «paz fría» entre grandes potencias, y con el añadido de que, en breve, el Reino Unido dejará las filas europeas y pasará a ser parte de su política exterior.
En su campaña como candidato del PSOE al Parlamento Europeo, Borrell ya manifestó que, en este escenario, el proyecto europeo «está más amenazado que nunca», pero es «más necesario a la vez». Los Veintisiete por sí solos, avisó, «no pueden negociar con gigantes» como Estados Unidos o China. «No les dejarían ni sentarse a la mesa, la unión hace la fuerza», apuntó.
Para sobrevivir en ese escenario «de mayor competencia, de políticas más descarnadas de poder e influencia», Borrell es un firme partidario de una UE más integrada, que comparta más soberanía. Así, su preocupación enlaza con las advertencias del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, que avisó de la necesidad de empezar a pensar como «una potencia geopolítica».

Acercar posturas con irán. La Unión Europea sigue siendo la principal voz a nivel internacional que defiende el acuerdo alcanzado en 2015 entre cinco grandes potencias (Rusia, China, Francia, Alemania y el Reino Unido) e Irán para que Teherán nunca consiga desarrollar armas atómicas. 
Estados Unidos ha rechazado ya este documento, al considerar que las autoridades iraníes lo violan, por lo que les han reimpuesto sanciones, mientras la UE intenta convencer a Teherán de que no lo abandone y continúe implementándolo en aras de la seguridad regional y mundial. 
El ‘polvorín’ de Oriente Próximo. Irán también es protagonista por su papel en crisis regionales vecinas, como la de Siria o Yemen, así como por el enfrentamiento con Estados Unidos que se ha ido acrecentando en las últimas semanas tras el derribo de un dron norteamericano y los supuestos ataques a petroleros en el golfo Pérsico de los que Washington responsabiliza a Teherán.
Washington agitó aún más si cabe el polvorín de Oriente Próximo cuando aseguró que trasladaría su embajada en Israel a Jerusalén por considerarlo la capital, opción que la Unión Europea se mantuvo firme en rechazar y defender una solución con dos Estados. La UE ha solicitado contención tanto a Estados Unidos como a Irán en esta crisis.
Tensión en Caracas. La Unión Europea ha impulsado un grupo internacional de contacto con países comunitarios y latinoamericanos para hablar con el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, y la oposición, a fin de preparar las condiciones para que se celebren unas elecciones presidenciales «libres y justas».
A instancias especialmente de países como España, la creación de ese grupo responde también a la preocupación de Bruselas por que llegue la ayuda humanitaria a la población ante la difícil situación económica.

Las difíciles relaciones con Rusia... Prácticamente inexistentes desde que Moscú decidió anexionarse la península ucraniana de Crimea en 2014 y respaldar la toma de control de regiones del este de Ucrania por parte de separatistas.
La UE decidió imponer sanciones de varios tipos a Moscú que ha ido renovando, si bien el país respondió vetando las importaciones de productos agrícolas comunitarios. Rusia está en el punto de mira también por su presunto apoyo a ciberataques y como instigador de la desinformación que ha afectado a procesos electorales en el Viejo Continente.

...Y con EEUU. La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca supuso una nueva página en los lazos históricos diplomáticos existentes entre Estados Unidos y la UE, con marcadas diferencias en asuntos como el cambio climático, el acuerdo nuclear iraní o el comercio internacional.
Uno de los puntos de fricción en este binomio de relaciones internacionales es la plena aplicación de la Ley Helms-Burton de 1996 por parte de las autoridades norteamericanas, que permite demandar en ese país por propiedades confiscadas en Cuba.
Plan para África y Migración. La UE ha puesto en marcha un plan estratégico para potenciar el crecimiento de África, con especial atención a los países del norte del continente y del Sahel. Al mismo tiempo, el objetivo es evitar que miles de personas que intentan la travesía hacia Europa arriesguen sus vidas en el Mediterráneo y sean acogidas en centros de países como Libia. Pero la operación naval europea Sofía contra el modelo de negocio de las mafias está en el aire, al no querer Italia seguir acogiendo a sus buques cuando desembarcan a migrantes rescatados.
Refuerzo de la política de defensa. En los dos últimos años, la UE ha iniciado un refuerzo de su Política de Defensa sin precedentes, y ha pasado también a potenciar su cooperación con la OTAN con la idea de complementarse y no solapar sus esfuerzos. 
Está por verse cómo se da continuidad a los planes de cooperar más estrechamente entre países a nivel de investigación e industria de Defensa.
La ampliación  hacia los Balcanes. Tras cinco años de política de no aceptar ninguna incorporación nueva a la Unión, los países de los Balcanes son los mejores posicionados para ser los siguientes en ingresar en el club comunitario, con Macedonia del Norte y Albania habiendo recibido ya el visto bueno de la CE para iniciar su adhesión. Falta saber qué pasará con Turquía, con la que la UE decidió, por el momento, suspender la apertura de negociaciones ante la situación del Estado de derecho en la nación.