Atlanta clama justicia

Agencias
-

Una multitudinaria marcha pacífica inunda los aledaños al Capitolio de Georgia tras confirmarse que la muerte de Rayshard Brooks fue un crimen racista por parte de un policía blanco, que acabó con su vida tras dispararle dos veces por la espalda

Atlanta clama justicia - Foto: ERIK S. LESSER

GALERÍA

Atlanta clama venganza

Miles de personas se manifestaron este lunes en los alrededores del Capitolio de Georgia (EEUU) para pedir justicia tras la muerte del joven negro Rayshard Brooks a manos de un oficial blanco, en un nuevo caso de violencia policial que ha intensificado la ola de indignación en el país.

La Marcha por la Justicia se realizó de manera pacífica en el centro de la ciudad de Atlanta y fue convocada por la Asociación Nacional para el Progreso de las Personas de Color, conocida por sus siglas en inglés (NAACP), para "instar a los legisladores a confrontar y abordar inmediatamente las fallas sistemáticas en la justicia penal y en el sistema electoral".

La manifestación tuvo lugar la mañana de este lunes cuando se reanudó el periodo legislativo en la Asamblea General de Georgia, suspendida desde marzo por la pandemia del coronavirus, y en medio de fuertes tensiones por los casos de brutalidad policial que han desencadenado protestas en todo el país.

A la marcha, que comenzó en el edificio federal Richard Russell y culminó en el Capitolio estatal, se sumaron numerosos líderes negros y personalidades, así como varios legisladores estatales demócratas.

"Vamos a tomar el Capitolio todo los días hasta que los legisladores hagan su trabajo", declaró el reverendo James Woodall, presidente de la NAACP de Georgia, sobre las reformas que piden para evitar casos de brutalidad policial.

Al final de la protesta, un centenar de manifestantes bloqueó algunas calles del centro de la ciudad, sin que se reportaran actos de violencia o arrestos.

El joven Rayshard Brooks, de 27 años, murió el pasado viernes tras recibir dos disparos en la espalda propinados por un agente de la policía de Atlanta en el estacionamiento de un restaurante de comida rápida tras resistirse a ser detenido por supuestamente conducir ebrio.

Las autoridades fueron llamadas porque Brooks supuestamente se había quedado dormido en su auto, el cual estaba estacionado en el carril del servicio de comida para llevar del local Wendy's donde ocurrieron los hechos.

El suceso fue captado en tres videos distintos y provocó la dimisión de la jefa de Policía de la ciudad, Erika Shields, y el despido del agente blanco que disparó, identificado como Garrett Rolfe.

"Rayshard debe estar sonriendo porque su nombre será recordado siempre", dijo este lunes Tomika Miller, la esposa del joven, en una conferencia de prensa, donde hizo un llamado para que las manifestaciones para pedir justicia sean pacíficas.

La muerte de Brooks desató protestas el fin de semana que provocaron el incendio del restaurante en cuyo estacionamiento murió el joven y que terminaron con el arresto de decenas de personas.