La DGT identificará tramos peligrosos para motos y bicis

SPC
-

Tráfico confirma que en los últimos años han aumentado los usuarios vulnerables fallecidos mientras se reducen los muertos que viajaban en coche

Inmaculada Matis,Mercedes Martín (c) y Rafael Aparicio, ayer en la DGT. - Foto: Ical

La Dirección General de Tráfico trabaja en detectar e identificar los tramos más peligrosos de las carreteras de la Comunidad para los usuarios vulnerables como los motoristas, ciclistas y peatones con el objetivo de mejorar la señalización y la infraestructura así como incrementar los controles en esas vías. Así lo anunció ayer la coordinadora de Tráfico para Castilla y León, Cantabria y Asturias, Inmaculada Matías, que lamentó que 2019 cerró con 22 motoristas, seis ciclistas y ocho peatones fallecidos en la Comunidad, siete más que en el año anterior. La DGT confirma la tendencia de que en los últimos años han aumentado los usuarios vulnerables fallecidos mientras se reducen los muertos que viajaban en vehículos de cuatro ruedas. En 2019, el 63 por ciento de los fallecidos en Castilla y León iba en coche frente al 80 por ciento de hace dos años. En cambio, los llamados vulnerables han supuesto el 37 por ciento de los muertos, mientras que en 2017 representaban el 20 por ciento.
Durante el balance de accidentalidad vial en 2019, la delegada delGobierno, Mercedes Martín, incidió en el cumplimiento de las normas y el uso de los accesorios de seguridad. Sin embargo, recordó que cinco de los seis ciclistas muertos en las carreteras de la Comunidad el año pasado no llevaban casco, informa Ical.
El 2019 finalizó con 98 fallecidos en las vías interurbanas de Castilla y León y otras 24 personas requirieron ingreso hospitalario, lo que supone un descenso del 23,4 por ciento en el número de accidentes y del 21% en las víctimas mortales y del 33% en heridos graves. Es decir, es el mínimo histórico de fallecidos en carretera en la Comunidad, que hasta ahora tenía 2013.
La «meta» de cero víctimas.  No obstante, Mercedes Martín huyó de «triunfalismos» por que la cifra de 98 muertos es «crítica y tremenda», que encierra mucho dolor y sufrimiento. También, aseguró que queda «mucho» por hacer, hasta el punto de subrayar que había que perseguir que no haya ninguna víctima mortal porque no es una «utopía» sino una «meta». Para ello, apostó por el cumplimiento «estricto y riguroso»  de la Ley de Tráfico como no superar el límite de velocidad, mantener la distancia de seguridad y observar la señalización.