Un plan contra el mal uso de las TIC y la adicción al juego

Ical
-

El VII Plan Provincial sobre Adicciones 2019-2022 de la Diputación busca también fomentar el ocio saludable y la educación en igualdad, así como reducir el consumo de bebidas alcohólicas, tabaco, cannabis e hipnosedantes y otras drogas

La propuesta del VII Plan Provincial sobre Adicciones 2019-2022 de la Diputación de Valladolid incluye, entre las distintas acciones de prevención comunitaria, la implementación de actuaciones contra el mal uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) por parte de los jóvenes, así como la adicción al juego, al tiempo que contempla la sensibilización de los medios de comunicación sobre la gravedad de este problema. Así ha quedado plasmado en la Comisión de Igualdad de Oportunidades y Servicios Sociales de la institución provincial, que ha aprobado la propuesta de este documento en su sesión de este miércoles.

Además de continuar con el trabajo desarrollado hasta el momento, el anterior Plan Provincial sobre Drogas aborda también las conocidas como ‘adicciones sin sustancia’, entre las que están el juego, el mal uso de las TIC, la dependencia de internet o el abuso del juego ‘online’, como uno de los principios generales del borrador del plan, que será aprobado en el pleno de la institución provincial de este mes de marzo. El presupuesto para llevar a cabo estas acciones es de 87.346 euros para 2019.

Desde la perspectiva de género, el VII Plan Provincial sobre Adicciones refleja cómo el consumo de drogas afecta de manera diferente a hombres y mujeres, cómo existen patrones de consumo y los factores de riesgo distintos según el sexo que obligan a que existan también distintas necesidades de intervención.

El Plan será “una herramienta adecuada” para la información y formación de los adolescentes y jóvenes acerca de los riesgos del consumo de drogas y para la prevención de esos consumos, así como para prevenir las adicciones con o sin sustancia. También busca fomentar el ocio saludable y la educación en igualdad, siempre que se consigan desarrollar estrategias adecuadas para responder a los ítems señalados. Junto a ello, el plan mantiene su objetivo general de reducir el consumo de bebidas alcohólicas, tabaco, cannabis e hipnosedantes y otras drogas, y disminuir la mortalidad, morbilidad y los problemas sociales relacionados con estos consumos.

El VII Plan sobre Adicciones se estructura en cuatro capítulos que comprenden la evaluación del plan anterior, el marco legal y el contexto estratégico del documento, análisis de la situación actual en materia de adicciones, y por último los principios generales, objetivo general, y directrices estratégicas conforme a las cuales deben acometerse las acciones a desarrollar durante su periodo de vigencia 2019-2022.