Impulsan una central de usuarios para el Pisuerga-Bajo Duero

SPC
-
Mejora ecológica del río Pisuerga y nueva torre de toma fija en el embalse de Aguilar. - Foto: Ical

Este órgano, que sería el segundo de Castilla y León, junto al Sindicato Central de Barrios de Luna (León), será una "herramienta más de control del recurso en años difíciles"

Las comunidades de regantes que conforman el sistema Pisuerga-Bajo Duero, que suman 46.000 hectáreas, impulsan la constitución de una central de usuarios que optimice la gestión del agua desde los embalses palentinos de Aguilar, Cervera y Requejada hasta la frontera con Portugal, en Fermoselle (Zamora). Este órgano, que sería el segundo de este perfil en Castilla y León, junto al Sindicato Central de Barrios de Luna (León), se convertiría en “una herramienta más de control del recurso en años difíciles y de sequía”, tal y como ocurrió en 2017, año que sirvió de punto de inflexión para arrancar con este objetivo.

Así lo aseguró en declaraciones a Ical el presidente de la Comunidad de Regantes Canal del Pisuerga, Luis Alberto Nebreda Solórzano, quien remarcó que aunque esta figura esté bajo la tutela de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD) “se podrían ajustar más los desembalses en ciertos momentos del año y un aprovechamiento más optimizado, estando todos conectados por la central”. “Para las comunidades de regantes tener la disposición de aguas es esencial porque en ello va la rentabilidad de sus negocios”, justificó.

Sin embargo, Nebreda admitió que hay una parte complicada, que reside en la “dificultad” de controlar a todos los regantes de concesión individual, que se estima que representen a otras 8.000 hectáreas, ya que toman agua directamente del cauce de los ríos o de pozos y no cuentan con personalidad jurídica.

Será mañana miércoles cuando se reúna la Junta de Explotación del Sistema Pisuerga-Bajo-Duero, cuyos embalses están en su conjunto al 64 por ciento, “el que peor está de la cuenca”. “Es en el que más cabida tiene crear una central de usuarios para tener una buena herramienta de control del recurso en años difíciles, no sólo en campaña, sino también en invierno para el control de desembalses”, matizó.

Más de 73.000 hectáreas equivalentes

El sistema está conformado actualmente por las comunidades de regantes de Palencia, Burgos, Valladolid y Zamora (todas de acuerdo en crear la central de usuarios), además de las concesiones privadas; los ayuntamientos de municipios ribereños, como los de Valladolid y Zamora, que suponen 4.328 y 844 hectáreas equivalentes, respectivamente; y las minicentrales hidroeléctricas y usos industriales, como Papeles y Cartones de Europa, en Dueñas (Palencia), y Michelin y Panibérica, en Valladolid, que en el cómputo general demandan menos agua. En total, son más de 73.000 hectáreas equivalentes (no reales, pues algunas varían por coeficiente en función de su uso).

Entre todas, y si la CHD da el visto bueno, formarán la central de usuarios más grande la Comunidad. Si bien es cierto que los regantes han dado el primer paso, para el que mantuvieron una reunión con la presidenta de la Confederación Hidrográfica del Duero (CHD), Cristina Danés, ahora persiguen la implicación del resto a través de misivas informativas para convocarlos a la Asamblea General de Constitución, aún sin fecha. No obstante, el organismo de cuenca asegura que si el 80 por ciento de la superficie de los usuarios se adhiere “nadie se va a aparcar”. Y a día de hoy, los regantes ya significan el 63 por ciento.

“Esta herramienta supondría una autonomía de funcionamiento mayor para estar más compenetrados y vendría muy bien para saber la demanda de agua y gestión, siempre con la tutela de la CHD”, apuntó Nebreda, quien confía en que la central de usuarios vea la luz a partir de octubre, ya con la redacción de los estatutos y su constitución.

Como ejemplo, citó al Sindicato de Barrios de Luna, que “tiene su personal y una comunicación directa con la CHD para liberar más o menos y lo pelean de otra manera”. “A nosotros se nos asignaría una dotación que ahora se hace en función de cada comunidad. Nosotros como central de usuarios haríamos un reparto hasta la puerta de cada comunidad y cada una funcionaría bajos sus criterios y normas”, explicó. Ello serviría para “reajustar la dotación”, una medida con la que “se podría haber evitado” la polémica de 2017, cuando ya en el mes de agosto algunos regantes de este sistema se quejaron porque habían agotado su asignación. “Ahora participaría el regante directamente”, argumentó Nebreda.