scorecardresearch

El volcán de La Palma vuelve a desbordarse

Agencias
-

El Cumbre Vieja presenta tres frentes activos y uno avanza a poca velocidad sobre viviendas y zonas agrícolas. Los daños provocados por el coloso ascienden hasta más de 906 millones de euros

Lava del volcán del Cumbre Vieja vista desde el Paso - Foto: Kike Rincón Europa Press

Itahiza Domínguez, sismólogo del Instituto Geográfico Nacional (IGN), informa de un nuevo desbordamiento de lava en el volcán de La Palma en la tarde de este viernes.

En las redes sociales, Domínguez ha colgado un vídeo al que acompaña un texto explicativo que indica que el desborde se ha producido en la boca intermedia del volcán, donde hay un lago de lava.

 

 

Esto ha generado "una fuente de lava" que acaba emitiendo coladas sobre el punto emisor inferior para acabar vertiendo hacia el oeste, "como ha hecho otras veces".

Sin ir más lejos, este jueves hubo otro desborde que resultó efímero y al final la lava acabó fluyendo por coladas previas.

Con todo, contribuyó a que la lava, que es muy fluida, haya avanzado en las últimas horas en tres frentes, sobre todo entre las coladas cuatro y siete, en el sector norte de la zona afectada.

 

Tres frentes activos

El volcán de Cumbre Vieja presenta actualmente tres frentes activos, uno que va desde Montaña Rajada al norte de Montaña Cogote -colada 11-, otro que sigue alimentando los deltas lávicos y el tercero, el más intenso, que discurre entre las coladas 4 y 7.

En rueda de prensa, el director suplente del Pevolca, Rubén Fernández, y la vulcanóloga del IGN, Carmen López, han señalado que está ocupando espacio nuevo a costa de viviendas y explotaciones agrícolas pero se ha ralentizado y avanza a unos 20 metros por hora.

López ha apuntado también que el penacho volcánico alcanza una altura de unos 3.500 metros y se orienta al este y sureste, lo que puede complicar la navegación aérea a partir de este sábado y durante 48 horas.

La sismicidad a niveles intermedios sigue descendiendo y se mantiene a altas profundidades, el tremor volcánico está en nivel bajo y la deformación sigue descendiendo aunque se ha localizado un incremento en la zona de Jedey.

La emisión de dióxido de azufre (SO2) también sigue su tendencia descendente, con una horquilla entre las 17.000 y las 26.000 toneladas diarias mientras que sigue al alza la emisión de dióxido de carbono (CO2), con entre 2.400 y 2.600 toneladas diarias.

En cuanto a la calidad del aire, es buena o razonablemente buena en todas las estaciones de la isla.

Fernández, por su parte ha detallado que hay 483 albergados, uno menos que este jueves, y 1.048 hectáreas afectadas, 7,4 más que el día anterior, con un delta lávico que suma casi 43 hectáreas.

La superficie de cultivos afectada por la lava es de 314,07 hectáreas (+8,48), de las que 187,32 hectáreas corresponden a cultivos de plataneras, 59,9 a viñedos y 24,89 a aguacateros.

Asimismo, y según la última actualización del programa europeo Copernicus, las construcciones afectadas ascienden a unas 2.731, de las cuales 2.616 han sido dañadas en su totalidad y 115 de forma parcial.

 

Más de 900 millones de euros en daños

La erupción volcánica en La Palma ha provocado hasta el momento, en una primera estimación, daños por 906,8 millones de euros, según el cálculo realizado por las instituciones canarias -ayuntamientos, Cabildo y Gobierno- y adelantado este viernes en el Parlamento por el vicepresidente canario y consejero de Hacienda, Presupuestos y Asuntos Europeos, Román Rodríguez.

La estimación, que tramita la Subdirección de Gestión de Fondos Europeos, incluye los daños públicos y privados e incorpora los costes de intervención de las administraciones, a excepción de los atribuibles al Estado.

Precisamente, los ministerios del Gobierno de España añadirán su propia evaluación en el expediente definitivo que remitirán a las autoridades europeas.

Rodríguez, que precisó que la cuantificación de daños excluye, de momento, los destrozos provocados en las redes eléctricas, subrayó también que la aportación de la Unión Europea para la compensación por los daños se limitaría, en todo caso, al 2,5% del total, conforme a las condiciones del Fondo de Solidaridad europeo.

En respuesta a una pregunta formulada por el Grupo de Podemos en relación con las ayudas a los afectados, el vicepresidente insistió en que más allá de la disposición de recursos económicos es preciso gestionarlas diligentemente "para que lleguen con la mayor celeridad a aquellos que las necesitan".

Rodríguez aseguró que el dispositivo de respuesta interdepartamental está siendo "amplio y coordinado" y destacó la compra de viviendas, las ayudas para enseres, el Plan de Empleo que se pondrá en marcha o los ERTE ya en marcha para 1.575 personas, lo que permitirá paliar las dificultades económicas de los damnificados.

El vicepresidente precisó que el Ejecutivo autónomo ha reservado ya 40 millones de euros para la emergencia, a los que se suma la previsión de otros 224 millones por parte del Gobierno de España y los que se buscarán "ahora en Europa".

Además, los presupuestos autonómicos para 2022 incorporan la disponibilidad de otros 100 millones de euros.

Rodríguez recordó, además, que desde su propio departamento se ha puesto en marcha una batería de medidas de tipo tributario mediante decreto-ley, como la práctica eliminación del Impuesto de Transmisiones Patrimoniales y Actos Jurídicos Documentados para las viviendas nuevas que sustituyan a las destruidas por la lava o el tipo cero en el IGIC que grava las entregas de vivienda, de terrenos, alquileres y vehículos.

También se han activado medidas de ampliación de los plazos tributarios. Por ese mismo decreto, se creó la Oficina de Atención a los Afectados y una comisión interdepartamental de coordinación entre los departamentos del Gobierno.

Del mismo modo, Hacienda ha gestionado la creación del Registro Único de Personas Afectadas por el que se agiliza la concesión de ayudas por parte de las diferentes administraciones, de modo que con solo darse de alta en el mismo ya se da por presentada la solicitud de subvenciones.