Ana Julia fue sospechosa desde que inculpó a su expareja

Agencias
-

Investigadores de la Guardia Civil sostienen que Quezada se delató cuando encontró la camiseta de Gabriel Cruz y revelan que cuando desenterró e introdujo al menor en el coche se decía a sí misma: "Tranquila, Ana, no vas a ir a la cárcel"

Ana Julia fue sospechosa desde que inculpó a su expareja - Foto: RAFA GONZALEZ

Ana Julia Quezada, la autora confesa del niño Gabriel Cruz, se puso en el punto de mira de la Guardia Civil al querer inculpar a la expareja con la que había llegado a la provincia de Almería desde Burgos, colocando una camiseta en las proximidades de su casa o indicando que "odiaba a los niños".
Así lo han asegurado diversos mandos de la Guardia Civil, que consideran el supuesto hallazgo de la prenda como el punto de inflexión en la investigación. Entre ellos, el capitán José María Zalvide, jefe de la Policía Judicial de la Comandancia de Almería, que ha abierto las declaraciones de este miércoles y atendió este caso "de alto riesgo" desde el primer momento.
"El 3 de marzo, extrañamente, aparece la camiseta en una zona que previamente ya se había batido, la encuentra la posteriormente la detenida y que es del niño. Había contradicciones porque ella dice que vistió al niño y la abuela dice que no, que no reconoce la prenda", ha relatado.
El capitán de la Guardia Civil, José María ZalvideEl capitán de la Guardia Civil, José María Zalvide - Foto: Rafael GonzálezEsto hizo "priorizar la investigación" sobre Quezada, aunque no se cerraron otras líneas, si bien hubo otros elementos extraños como que perdiese el móvil dos veces, una el día 2 de marzo durante una batida, y otro el día 3 en Vícar. "El teléfono desparece misteriosamente del vehículo en el que iba. Nos llama la atención", ha apuntado.
Asimismo, ha subrayado que también hizo sospechar el que señalase a su expareja de Burgos durante una batida en un lugar que no se encontraba en una "zona de paso", como para implicarlo.
Sostiene que no entró en la finca en la que estaba enterrado Gabriel porque los familiares entraban y salían, que no había rastros de sangre ni de violencia y se seguía creyendo inicialmente que Gabriel pudiera estar vivo y retenido por un tercero.
El teniente instructor de las diligencias del caso ha dicho de Quezada que siempre cogía el teléfono "para hablar prácticamente en representación de Ángel" y "todo lo que le decíamos a Ángel ella lo acababa sabiendo, se iba anticipando a los planes que teníamos".
Ha explicado que mientras Quezada introducía el cuerpo del pequeño en su coche se decía a sí misma: "Tranquila, Ana, no vas a ir a la cárcel",  y que también se puede escuchar "cómo mete el cuerpo en el coche, sacude las manos y dice: A dónde lo llevo ahora, a qué invernadero lo llevo".
También se ha referido a las investigaciones en Burgos para señalar que las familias de sus exparejas la consideraban una "persona fría, calculadora, muy materialista" que pensaban que se había casado con diferentes hombres "por dinero".
Por su parte, el sargento primero y jefe del Grupo de Homicidios de la Guardia Civil de Almería, ha declarado que Patricia Ramírez, madre de Gabriel, sospechó de Quezada tras el supuesto hallazgo de la camiseta del menor y que la asesina confesa ya comunicó un día después de la desaparición del pequeño que tenía "una expareja, que terminó mal con ella porque no había aceptado la ruptura de la relación".
Aunque estaba prevista su participación, finalmente fiscal, acusación y defensa han renunciado a interrogar al exmarido de Quezada, Miguel Ángel Redondo, según el abogado de Quezada porque al haber sido condenado por malos tratos a la acusada iba a ser "poco imparcial" por su "enemistad obvia".
Un policía local de Níjar (Almería), amigo de la familia de Gabriel, ha sostenido que el hallazgo de la camiseta se produjo en un lugar que había inspeccionado personalmente horas antes.
"Se me ponían los pelos de punta porque me estaba contando un plan, ella fue la que...", ha manifestado el agente sobre los detalles que le dio Ángel Cruz, padre del menor, antes de ser interrumpido por una nueva pregunta de la fiscal. 

 

Declara el tío de Gabriel

El hermano del padre del niño Gabriel Cruz ha afirmado hoy ante el tribunal de jurado que enjuiciada a Ana Julia Quezada que le "llamó la atención" que, un día después de la desaparición y muerte violenta del menor, en la finca familiar de Rodalquilar, en Níjar (Almería), hubiese contra la pared "una pala, un rastrillo y un hacha, ordenados, bien puestos, en línea, como cuando vas a un examen y colocas los bolígrafos en línea". 
"Me extrañó muchísimo porque Ángel no tiene herramientas allí. La pala estaba en otro cortijo que vendimos y del que se limpió todo para pasarlo a casa de mi madre en Las Hortichuelas", ha dicho a preguntas de las acusaciones en lo que supone un primer apunte para intentar apuntalar que Quezada actuó con premeditación y supuestamente trasladó las herramientas al lugar donde tendría planeado cometer el crimen. 

El tío de Gabriel refuerza la teoría de la premeditación


La defensa de la procesada, no obstante, le ha hecho notar que en su declaración en instrucción se "limitó" a comentar que le "sorprendió que estuvieran tan apiladas" y ha intentado aportar su testimonio para que lo examinase el jurado popular, lo que la magistrada-presidenta ha rechazado al considerar que no había incurrido en "contradicción" el testigo. El abogado Esteban Hernández ha hecho constar su protesta. 
El hermano de Ángel Cruz, quien ha afirmado no recordar si le comentó este extremo al padre del niño, también ha deslizado a través de las preguntas de su interrogatorio que Ana Julia Quezada era conocedora de que nadie iba a ir a la finca de Rodalquilar el día en que dio muerte a Gabriel porque él estaba trabajando, su mujer "de viaje de trabajo" y sus hijas en casa ya que la mayor "tenía décimas de fiebre".